DSCF1894

Reponen Blade Runner en el cine y vamos a verla de nuevo en pantalla grande. “Estas frases del replicante Roy ha pasado a la cultura popular: “Yo… he visto cosas que vosotros no creeríais: Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán… en el tiempo… como lágrimas en la lluvia” y se han convertido en unas palabras más famosas que los más célebres textos de Homero, Dante o Lope.

Pero Lope, Dante y Homero están en esas frases a poco que pensemos.

El pescador también ha visto cosas que no creeríais: Enormes efémeras de plata volando en un círculo perfecto y haciendo vibrar el aire con un sonido de seda, gotas de lluvia erizando el río y haciendo aparecer tras cada burbuja, por un instante, una aguja de agua afiladísima, el salto de una trucha saliendo de la nada y atrapando en el aire a una enorme libélula verdinegra que volaba más veloz que el rayo, la luz del sol atravesando los miles de tiernos brotes verdes de los sauces y haciendo esmeralda el color del río o el azul metálico de un pequeño escarabajo que ningún hombre ha podido imitar con el lapislázuli más puro de Hindukush ni con la anilina más precisa que inventara Friedlieb Runge. Pero además de ver y contemplar el pescador ha sentido cosas que no creeríais…

Los pescadores somos todos replicantes hechos de la misma carne que Roy, conscientes de todos los momentos maravillosos contemplados, protagonizados y aún no perdidos porque, por ahora, los atesora a buen recaudo la memoria. Sin duda todos esos momentos se perderán algún día. Funcionamos con las mismas reglas biológicas de caducidad que los pobres replicantes aunque nuestro final sea algo más impreciso. Algunos queremos dejar esas experiencias grabadas con palabras, convertidas en bits magnéticos que flotan sobre la superficie pulida de una película de silicio protegida por una máquina encerrada en un enorme servidor escondido en un almacén de la fría ciudad de Hamina en Finlandia. Le digo a mi hijo el pescador que allí está físicamente guardado, en “la nube”, todo esto, pero en realidad allí no hay nada. Estas palabras y lo que de verdad describen solo existe en los ojos de otro pescador-lector que pase por estas aguas negras, otro replicante que también “ha visto cosas que no creeríais”. Sólo en vosotros no se pierden, ninguna lluvia las borra.

DSCF1895

Del Blog Mi Hijo el Pescador
Texto: Ramón J. Soria Breña. -mihijopescador-

Escrito por mihijopescador

Deja un comentario