5534

A finales de verano en el Tormes regulado, maduran las larvas de muchos tricópteros, los grandes limnefílidos y los muy numerosos leptocéridos. Aunque según el calendario la mayor parte de septiembre es verano, meteorológicamente es un mes más afín al otoño, un mes de transición, sujeto a los vaivenes de los últimos calores y las primeras borrascas provenientes del atlántico; septiembre seca las fuentes o lleva los puentes. Los cauales de riego empiezan a disminuir poco a poco a medida que avanza la estación, y las aguas no bajan tan frías como en el resto del año.

      Es durante el mes de septiembre y buena parte de octubre cuando mayor cantidad y variedad de tricópteros encontraremos en el río. Estas dos entradas las dedicaré a dos familias de ellos, leptocéridos y limnefílidos.

     Los leptocéridos son tricópteros de tamaño mediano-pequeño y colores apagados y oscuros, aproximadamente 1 cm., fácilmente identificables por sus antenas muy largas y grandes palpos. Eclosionan al mediodía y se mezclan con las emergencias de las ignitas y pequeños bétidos que salen en verano. Las emergencias se producen “dentro del agua”, quiero decir que, a diferencia de otros tricópteros cuyos adultos emergen y mudan en las piedras y vegetación de las orillas, estos lo hacen dejándose llevar por la corriente del agua una vez que han abandonado la pupa y el canutillo de la larva.

     Es enorme la cantidad de individuos de estos tricópteros que hay en el río, forman grandes enjambres  para los vuelos nupciales; a medida que avanza la temporada aparecen antes sobre el río, de últimas horas de la tarde en los meses de julio y agosto, bajo las sombras de los árboles, a hacerlo a mediodía y a pleno sol.

       Dos imágenes de grupos en vuelos nupciales al atardecer y al mediodía

14107712

 14124462

    Cuatro son las especies que podemos encontrar, siguiendo en parte la obra de Rafael del Pozo y el listado de especies presentes en la península del CSIC, leptocéridos, y siempre sujetas a errores taxonómicos, porque la bibliografía y la información sobre los tricópteros en general es muy limitada.

  • Oecetis testacea (Curtis, 1834)
  • Athripsodes aterrimus Stephens, 1836)
  • Ceraclea dissimilis (Stephens, 1836)
  • Mystacides azureus (Linnaeus, 1761)

75873

Oecetis testacea (Curtis, 1834)

7251

Ceraclea (izquierda) y Athripsodes (derecha)

8575

Mystacides azureus (Linnaeus, 1761)

 

Algunas disquisiciones

  • Oecetis testacea (Curtis, 1834), es poco numeroso y limitada su presencia a algunos puntos del río. Aparece sobre todo en septiembre.
  • Ceraclea dissimilis (Stephens, 1836). Muy  numeroso. Aparece desde el mes de julio hasta finales de septiembre.
  • Athripsodes aterrimus (Stephens, 1836). Muy numeroso, quizá el que mayor cantidad de ejemplares de los cuatro. De finales de agosto a principios de octubre. De tamaño un poco más pequeño que el anterior. Enjambra a mediodía sobre el río. 
  • Mystacides azureus (Linnaeus, 1761). Es una especie familiar para muchos pescadores, en muchos ríos aparece de junio en adelante y a lo largo del verano.
    En el Tormes es una especie tardía, aunque pueden observarse ejemplares durante todo el verano, la época de mayor cantidad de indivíduos es durante el mes de octubre. Es muy numeroso sin llegar al volumen de indivíduos de las dos especies predominantes.

 

Una galería de fotos

60391

Mystacides azureus (Linnaeus, 1761)

7299

Ceraclea dissimilis (Stephens, 1836)

56655

Ceraclea dissimilis (Stephens, 1836)

7277

Athripsodes aterrimus, (Stephens 1836)

7272

Athripsodes aterrimus, (Stephens 1836)

 

 Texto y fotografías: José Ángel Martín del Arco. –jamdelarco

Escrito por jamdelarco

    2 comentarios

  1. farioreo 13/11/2016 at 16:08

    vaya eclosiones en sept.como serán las de mayo a julio?Como las hecho en falta en algunos rios de cantabria y algunos de Asturias.Por ej,la ultima vez que pesqué el caudal,jo…como pasa el tiempo,fué,ma so mneos hace 8 años y ya habian desaparecido( ma so menso fianles d ejunio) hacia mucho tiempo.Lo mismo podria decir en la zona del sm del aller.Lo del caudal es curioso,desaparecieron junto con las truchas a la vez.Me da cierta intriga el pensar como estaria el caudal de truchas si los tricos no hubieran desaparecido.Muy buenas fotos,como siempre,saludos.

  2. jamdelarco 15/11/2016 at 20:25

    Las de los tricópteros de mayo y junio son muy interesantes para pescar y ver los pájaros como cazan los tricos que salen del agua. Las cebadas es lo que son espectaculares, y unos años hay mas y otros menos.

Deja un comentario