RÍOS CON VIDA fomenta la pesca sin muerte de nuestras especies autóctonas.
En esta publicación muestra las ventajas de la pesca sin muerte del salmón atlántico en España

 

¡SIN MUERTE!

Un animal incomparable

Algunos animales se caracterizan por sus proezas, y uno de ellos es el salmón atlántico (Salmo salar) que, tras nacer en las partes más altas de los ríos, desciende hasta el océano y recorre miles de kilómetros hasta sus fértiles zonas de alimentación en el Atlántico Norte.

Después de un tiempo alimentándose y creciendo rápidamente gracias a la abundante comida marina, una fuerza vital incontrolable hace regresar a los salmones hasta sus mismos ríos de origen, para aparearse y completar su ciclo biológico.

Tras desovar y fertilizar sus huevas, gran parte de los reproductores morirán por el esfuerzo del remonte y las heridas sufridas en las feroces luchas nupciales. Solo algunos ejemplares sobreviven y lograr regresar al mar, reponerse y poner rumbo de nuevo a las Islas Feroe y Groenlandia para repetir la hazaña.

Los descendientes vivirán en el río de uno a tres años como juveniles o pintos, y llegado el momento se transformarán en esguines para adaptarse al medio marino e iniciar su largo periplo de ida y vuelta.

sal01

 

¿Cómo están nuestros salmones?

La evolución del salmón atlántico en España es más que preocupante. En pocas décadas se han extinguido alrededor del 65% de las poblaciones salvajes históricas, sobre todo por la construcción de grandes presas infranqueables en los ríos salmoneros.

Además, las poblaciones que aún conservamos, en las últimas cuatro décadas se estima que pueden haber reducido sus efectivos alrededor de un 70% y actualmente se encuentran en una situación muy vulnerable. Las causas del retroceso tienen que ver con actividades humanas, tanto en el océano como en los ríos. Los principales problemas de nuestros salmones en su etapa de vida fluvial son la contaminación, alteración y fraccionamiento de los ríos, pero también la sobrepesca, tanto legal como furtiva, que elimina los mejores reproductores antes de que puedan desovar.

sal02

La evolución de las capturas desde 1950 es muy negativa incluso en los ríos con poblaciones más abundantes. Todo indica que, de continuar esta tendencia, el salmón puede llegar prácticamente a desaparecer en España en pocas décadas.

Las investigaciones indican que el salmón se mantiene en los ríos gracias a su reproducción natural, y que las repoblaciones son una medida ineficaz para recuperar o aumentar los recursos de pesca, ya que las tasas de retorno de los descencientes de adultos autóctonos pero criados y repoblados artificialmente, son muy inferiores a las de los peces que provienen de la reproducción natural, y no permiten siquiera mantener las poblaciones salvajes.

La cría artificial y la repoblación masiva no solo es muy cara y generalmente no da resultado, sino que provoca la domesticación y degeneración genética de los peces, y es contraproducente para mejorar poblaciones que pueden sostenerse y recuperarse por sí mismas a poco que se lo permitamos. La cría en cautividad debe utilizarse solo en situaciones extremas, para restaurar poblaciones muy escasas o prácticamente extinguidas.

El diagnóstico es claro y las terapias científicas recomendadas en nuestros ríos son:

 

  • Cuidar y recuperar su hábitat fluvial: mejorar la conectividad y el estado ecológico de los ríos, eliminando o adecuando las presas y los aprovechamientos del agua, reduciendo la contaminación, evitando encauzamientos y dragados, la extracción de gravas, etc.

 

  • Reducir la mortalidad y potenciar la supervivencia, especialmente de los mejores reproductores, los salmones de más de un año de vida marina: aplicar la captura y suelta generalizada y otras medidas de sostenibilidad de la pesca, y vigilar más y mejor los ríos para detener el furtivismo.

 

  • Proteger a las poblaciones: declarar reservas o santuarios para la reproducción y alevinaje, a salvo de cualquier explotación del río o de los peces.

¿Pescar sin muerte?

La pesca sin muerte o de captura y suelta consiste en devolver al pez con vida a su medio una vez cobrado, liberándolo en las mejores condiciones para garantizar su perfecta recuperación y su supervivencia.

La captura y suelta es una herramienta de gestión y una forma de entender la pesca cada vez más extendida en todo el mundo, que permite aprovechar los recursos renovables que suponen las poblaciones salvajes de peces de una forma sostenible y compatible con su conservación.

En especies migratorias como el salmón atlántico, que tradicionalmente han sido capturadas y sacrificadas antes de que puedan llegar a reproducirse, la principal finalidad de la pesca sin muerte es conseguir que los peces puedan desovar al menos una vez en su vida, para asegurar el futuro de la población.

Los estudios con el salmón atlántico indican que la tasa de supervivencia de los peces tras una captura y suelta bien realizada es superior al 95%.

Además de una norma implantada en determinados ríos, tramos o épocas, aunque no sea obligatoria, la pesca sin muerte siempre es una opción personal que cada pescador puede tomar al capturar un pez.

¿Por qué el salmón sin muerte?

Es un acto individual positivo para conservar el salmón sin renunciar a disfrutar de su pesca.

Es un gesto de generosidad con la naturaleza, sabiendo que el depredador, en este caso nosotros, no necesitamos del salmón como alimento para sobrevivir.

Es un acto de sensibilidad ecológica, cuidando una de las especies más prodigiosas de la naturaleza, vital para el equilibrio ecológico y la supervivencia de muchas otras que dependen de ella.

 

Pescando el salmón sin muerte:

v Ayudas a que complete su ciclo vital y renueve sus poblaciones.

v Contribuyes a que perviva en nuestros ríos, para nuestro disfrute y el de las futuras generaciones.

v Das ejemplo a otros pescadores, y especialmente a los más jóvenes, para que hagan como tú.

Cómo devolver un salmón al agua

Para capturar y soltar un salmón asegurando al máximo su recuperación y supervivencia seguiremos una serie de reglas básicas que cumpliremos si cabe con mayor cuidado pescando en verano y en aguas más cálidas, donde el menor contenido en oxígeno puede dificultar la recuperación del pez, aumentar su estrés y hacerle más vulnerable a las enfermedades. Si la temperatura del agua sobrepasa los 18ºC se recomienda dejar de pescar, ya que en esas condiciones las tasas de mortalidad tras la devolución pueden llegar a incrementarse significativamente.

 

  • Utilizar un equipo bien adecuado a la técnica de pesca utilizada y a las características de las capturas que esperamos –líneas o terminales demasiado finos pueden ser innecesarios y alargar excesivamente la pelea con el pez, dejándolo agotado.

 

  • Procurar utilizar las artes de pesca menos lesivas, es decir, los señuelos como la mosca artificial o cucharas y cucharillas, siempre con anzuelo simple –para evitar un anzuelado profundo y reducir el tiempo de manejo del pez.

 

  • Sea cual sea el cebo o señuelo elegido, usar siempre anzuelos sin muerte, desprovistos de arponcillo –reducen el daño de anzuelado y el tiempo de manejo, y además clavan mejor al pez y no se desprenden si se mantiene tensa la línea.

 

  • Si el anzuelo está clavado en un lugar poco accesible o muy profundo y no se puede sacar, es preferible cortar el terminal lo más cerca posible del anzuelo –el pez generalmente lo desprenderá y expulsará por sí mismo en cierto tiempo.

 

  • Para cobrar el pez, hacerlo con la mano y sin sacarlo del agua, agarrando al salmón por la denominada “muñeca”, en el estrechamiento de la cola, o bien utilizar una sacadera adecuada, con malla sin nudos –muy importante mojarnos bien las manos antes de tocar al pez para no despojarle de su mucosa protectora.

 

  • Capturado el pez, procurar siempre mantenerlo dentro del agua, si lo queremos sacar para fotografiarlo, tenerlo fuera menos de 5 segundos, levantándolo solo pocos centímetros por encima de la superficie, en horizontal y cogido con ambas manos, de la “muñeca” caudal y por detrás de las aletas pectorales –nunca arrastrar al pez por las orillas, sacarlo del agua en posición horizontal sujetándolo por los extremos, o por la cola en vertical, para evitar causarle lesiones vertebrales.

 

  • Sujetar al pez con firmeza pero con suavidad, desprendiendo el anzuelo de la forma más rápida y delicada posible, mejor con fórceps que con los dedos –con mucho cuidado de no producirle desgarros en las mandíbulas, boca u otros órganos vitales.

 

  • Sostener al pez dentro del agua en posición natural y de cara a una corriente limpia y suave hasta que nade de nuevo y se libere por sí mismo –para procurar su mejor recuperación tras la captura y manipulación.

 

  • Para reducir el tiempo de manejo del pez y el riesgo de producirle cualquier daño, medirlo en lugar de pesarlo –utilizar las equivalencias al uso para estimar su peso según su longitud.

 

Equivalencias

EQUIVALENCIAS LONGITUD/PESO

50 cm 1,4 Kg

55 cm 1,9 Kg

60 cm 2,6 Kg

65 cm 3,4 Kg

70 cm 4,1 Kg

75 cm 4,9 Kg

80 cm 5,6 Kg

85 cm 6,9 Kg

90 cm 8,3 Kg

95 cm 9,6 Kg

100 cm 11 Kg

105 cm 12,4 Kg

110 cm 13,8 Kg

115 cm 15,1 Kg

 

Es posible medir la longitud de un salmón de una manera rápida y sencilla, sin necesidad de sacarlo del agua, con un metro blando de costura de 100 o 120 centímetros –que no se oxida, al contrario que los metros metálicos enrollables– o con una cinta métrica adhesiva de las que se pegan en la caña.

 

Conclusiones

La supervivencia y el futuro del salmón atlántico está en gran medida en manos de todos los que lo amamos, porque juntos y unidos Podemos conseguir:

 

CUIDAR Y RECUPERAR LOS RÍOS DONDE AÚN SOBREVIVE, PARA QUE PERMANEZCA.

RESTAURAR SUS RÍOS Y RUTAS MIGRATORIAS ANCESTRALES, PARA QUE REGRESEN.

 

Además, defendiendo la pesca sin muerte puedes ayudar a EVITAR EL SACRIFICIO DE REPRODUCTORES ANTES DE QUE DESOVEN, clave para mantener y renovar las poblaciones.

 

Y si pescas el salmón, pero sin muerte, tienes la gran oportunidad de DEJARLO VIVIR… PARA QUE SIGA DANDO VIDA.

 

Practica la pesca del salmón sin muerte y promuévela entre tus círculos de amigos y compañeros de pesca, porque pescando:

decides si el pez vive o muere.

decides si vas a contribuir a que la especie se extinga, o prefieres ayudar a que perviva.

decides si quieres dar a tus hijos la oportunidad de conocer este prodigio de la naturaleza llamado salmón atlántico.

 

Las poblaciones salmoneras que nos quedan son pequeñas y vulnerables, y están gravemente amenazadas por la explotación y degradación de los ríos y por la sobrepesca.

 

Su futuro está en tus manos

 

Gracias por dedicar unos minutos de tu tiempo a leer este folleto

 

Trabajamos desde 1979 por unos ríos limpios y libres

Promovemos una pesca recreativa sostenible.

Difundimos una ética de respeto por el río y sus habitantes.

Ayudamos a los pescadores a conocer el río y disfrutar de la pesca a mosca.

No dudes en contactar con nosotros a través de nuestra página Web.

 

¡Te esperamos!

www.riosconvida.es

 

Escrito por Admin

    2 comentarios

  1. villandasgrado 06/07/2015 at 13:26

    No debemos parar en la labor de divulgar, hasta que en la mentalidad de todos; pescadores y no pescadores. Matar un Salmon este tan mal visto socialmente, como matar un Oso.

  2. farioreo 08/10/2016 at 18:12

    Lo que se debe considerar como alarmante si miramos en detalle a la grafica es que segun avanzan los años y mas pescadores tienen acceso a ir a pescar,i/e coches,autovias,equipo,dinero etc,que se deberian pescar mas,pero en realidad se estan pescando menos!Aprovecho para decir que esto tambien se puede aplicar a la trucha y reo.No hace tanto aunque en terminos sociales si=dinero,cocchoes,carretras,mas contaminacion etc,cuando empezaba a pescar truchas todavia muchos vivian de ellas y sobretodo en lo libre y se contaban en kilos! y por zonas y todavia habia mucha trucha en lo libre.A lo que voy es que si,la pesca en España debe ser en su gran mayoria s/m,la del salmon y la de todos los salmonidos.saludos.

Deja un comentario