El fin de semana del 10, 11 y 12 de junio de este año miembros de la redacción de Conmosca, nos desplazamos hasta el norte de Palencia para pescar sus ríos y compartir jornadas. Con muy buenas expectativas por la experiencia de la temporada anterior, hicimos base en el Hostal La Montaña de Triollo donde Olegario nos ofreció la mejor de su hospitalidad y de su cocina.

P6120385

De izquierda a derecha y de arriba a abajo: Iñaki, Abel, Daniel, Dani, Ramón, Sergio, Manu, Ernesto, Marco, Félix, Quique, Andrés y Pakito.

Un grupo de amigos diseminados por las mejores zonas de pesca de Palencia en donde la suerte fue dispar y estuvo muy marcada por la climatología adversa. Ríos bien conservados, con buenas poblaciones de trucha e impresionantes eclosiones de insectos, algunos enmarcados dentro del paisaje espectacular del Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente de Cobre-Montaña Palentina en los que, en algunos momentos, lo de menos era pescar. Unas jornadas de camaradería en las que se refuerzan los lazos de la amistad y nos reencontramos con amigos que echamos de menos a lo largo del año.

Hemos querido compartir con los lectores de la revista pequeños relatos de las jornadas de pesca en cada uno de los escenarios.

 

Coto de Cardaño. 11/6/16

Es en este tipo de tramos donde el pescador debe de llenar a tope la supuesta paciencia que se le presupone, puesto que nos encontraremos con un río precioso pero complicado.

Por su estrechez más bien parece un arroyo rodeado en buena parte de su recorrido de abundante vegetación que llega a cerrar por completo el cauce. Otra circunstancia que complica la pesca es la división de su cauce en varios brazos en su zona media y en su parte alta, ya en Cardaño de Arriba, se encajona formando un cañón considerable con espectaculares saltos o cascadas. Esta parte se la recomiendo a los pescadores que buscan retos y hacer una jornada multideporte de pesca, escalada, etc.

cardaño2La zona más cómoda, que no fácil puesto que es la más pescada, es desde su límite inferior que comienza en el puente de la carretera P-210 en Cardaño de Abajo. A unos doscientos metros tendremos un fatal encuentro con la estación de aforos que parece establecer una ofensiva afrenta paisajística contra el Parque Natural de Fuentes Carrionas. De todas formas, elegir una zona para pescarlo resulta sencillo porque la carretera va en paralelo al cauce.

lamosquita muerta

Pescamos el coto en pleno mes de Junio y lo encontramos muy bien de caudal debido a las numerosas y copiosas nevadas del invierno. Pescamos a seca condicionados por la citada vegetación y obligados a utilizar recursos como pescar de punta y lances de ballesta. En las escasas tablas donde se podía extender la línea también empleamos el tándem. Las capturas no fueron abundantes y de medida más bien pequeña. Echamos en falta truchas de buen porte debido al vaciado del pantano y que supuestamente fueron devueltas aguas abajo del mismo. Es una lástima que el coto sea de régimen tradicional. A buen seguro que si adoptase otro tipo de régimen más acorde con los tiempos, se disputaría el liderazgo de la montaña palentina con su vecino Carrión y de ello saldríamos ganando todos.

 

Coto de Pino Del Río. 12/6/16

Pino del Río parece tener un feliz y esperado resurgir después de haber sufrido la quemazón de varias temporadas por haberse puesto de moda en las agendas de los pescadores.

pinodelrio

Pescamos exitosamente en su parte intermedia a tándem y a ninfa. A tándem disfrutamos en las amplias tablas pero sin ver apenas cebadas y a ninfa hicimos lo propio en las corrientes donde parecía que estaban situadas la mayoría de las truchas. Nos encontramos el río, que no al guarda, con un caudal perfecto para ambas modalidades. Obtuvimos abundantes capturas de tamaño medio y alguna que otra pieza de mayores dimensiones, pocas… no está en mi ánimo ponerlo injustamente otra vez de moda.

 

Libre del Puente de Ligüerzana. 10/6/16

Llegamos por la tarde y decidimos pescar el Pisuerga, cerca de la población de Cervera de Pisuerga, el rio bajaba muy bien y desde el primer momento los peces se empezaron a cebar en superficie sobre los “rancajos”, que hacían estela, tanto en tablas como en corrientes. Pero a pesar de nuestra insistencia, nuestras moscas no eran aceptadas por las truchas que comían en ese momento, dejamos las tablas y nos dedicamos a pescar las corrientes para ver si escondían una gran trucha y así fue, nada más llegar a una zona de corrientes una gran trucha acepto nuestro engaño y tuvimos la fortuna de sacar un estupendo macho.

P6090301

La tarde fue llegando a su fin, no sin antes pasar un pequeño gran sereno, ya que empezaron a cebarse las truchas a las grandes efémeras que con sus acrobáticos bailes, ponían sus huevos en las corrientes.

 

Coto de Quintanaluengos. 11/6/16

Pescamos el coto de Quintanaluegos en el río Pisuerga, algo alto por la apertura de las compuertas del embalse, pero que poco a poco fue bajando su caudal, el día no presentía una buena jornada ya que un molesto viento del este se había apoderado de la zona así como una bajada de la temperatura.

quintanaluengos

Y así fue, las truchas no dieron la cara y las bogas y cachos en plena freza invadían la parte baja del coto, de vez en cuando alguna trucha salía de entre la multitud de ciprínidos que atacaron nuestras ninfas. Este coto es un clásico de la zona, no suele fallar pero las condiciones no acompañaron, sacar poco más de media docena de truchas no corresponde con la calidad y la cantidad de las que habitan sus aguas.

 

Coto de Pineda. 12/6/16

Nos desplazamos a la población de Triollo para pescar el coto de Pineda, un coto precioso, pero en el que solo salieron peces pequeños ya que teníamos pescadores tanto por encima nuestra como por debajo, dejando lo mejor del día reservado a  una estupenda siesta en estos bellos paisajes. Este coto a pesar de sus complicados accesos, es imprescindible subir con un vehículo todo terreno, tiene otorgados la mayoría de sus permisos, este año han bajado el número de permisos pero aún así no es difícil, si hemos madrugado mucho o hemos pernoctado en sus inmediaciones (hay dos refugios de pescadores), que otros pescadores se nos hayan adelantado. Las truchas grandes tardan mucho más tiempo en ponerse que las pequeñas, por lo que a pesar de tener un día entretenido, las expectativas pueden truncarse.

15

 

AREC de Vidrieros 13/6/16

El AREC de Vidrieros fue nuestro destino, que al igual que el día anterior las truchas pequeñas hicieron acto de presencia, no llegando ninguna a los 25 cm. Se ha notado mucho el descenso de la talla de las truchas en la zona del Carrión por encima del embalse de Camporredondo. Comparando con el año anterior los resultados no han sido muy buenos, pero no siempre se tienen todas las claves para tener unos días de pesca tan excepcionales como los hemos tenido en otras ocasiones.

aarecidrieros

 

Coto de Triollo 10/6/16

Mantuvo el tono discreto que han mantenido los ríos en estas fechas, pero poder seguir pescando con mosca seca sin las tentaciones ninferas que te surgen cuando las condiciones no son las mejores, se puede decir que es un lujo. Los grandes plecos se adueñaron de todos los tramos de río de la zona y no era difícil contemplarlos derivar durante más de 25 m. sin que trucha alguna las interrumpieran para formar parte de su dieta. La media tamaños de las truchas ha disminuido y todos comentan en la zona que ha sido debido al vaciado del embalse para realizar unas obras, más 500 truchas de buen porte fueron trasladadas por la guardería aguas debajo de la presa, pero esta no justifica que ninguna de las capturas sobrepasara los 30 cm., este coto no nos tiene acostumbrados a esto. Como dice el amigo Carmelo: habrá sido culpa de esa niebla que se apodero de las cumbres de las montañas durante todo el día.

triollo

 

Coto de Arauz 11/6/16

Llegar hasta el Arauz ya tiene cierta mística. El todo terreno se bambolea como un camello durante casi una hora hasta llegar al comienzo. Pescar allí también requiere cambiar de filosofía y hacerlo de otra forma. Hay una vieja canción de Sabina llamada “Rebajas de enero” que dice: “Absténganse brutos y obsesos en busca de orgasmo, no soy dado a tales excesos, así que escribí” Así que el Arauz es para quienes el paisaje prístino y absolutamente salvaje lo es todo y no le importa tanto el tamaño de la trucha como la asombrosa aventura de tocar un pez que sabe vivir allí, en territorio de nieves y osos.

arauz el mordisco del oso

Es un privilegio ir subiendo el arroyo (yo no le daría el nombre de río) Si, estamos en tierra de osos y lobos, pocos cotos de España están en un territorio tan salvaje y tan delicado. No hay ya carriles, caminos, ni sendas sino las veredas inciertas que deja el ganado libre y los animales salvajes. Estuve todo el tiempo con la cámara encendida metida en el bolsillo delantero del vadeador por si tenía la suerte de tropezarme con el oso. Subí deprisa desde la zona del refugio hasta trescientos metros por encima y comencé a pescar dos o tres horas, no sabría decir. No había raserilla, poza o media corriente en la que no subiera una trucha a tocar a la mosca aunque pocas veces prendían. Llevaba una seis pies línea tres y me sobraba incluso algún pie y tener una línea aún más fina. Lances cortos y suaves para sorprender a unas truchas pequeñas y rabiosas que se tiraban a la seca aunque por el agua y el cielo hubiera todo tipo de eclosiones apetitosas. A veces salía el sol y otras las nubes tamizaban la luz. Me tomé el bocadillo en una curva del arroyo en la que las aguas del deshielo habían deformado la pared indicando hasta donde podía subir a veces el agua furiosa. Bajé luego despacio para ir encontrando a D. y a A., a N. y a E. también pescado.

glotona del cardaño

No hay desafío, ni premio, ni truchas grandes, ni siquiera medianas. Aquí no se pueden utilizar las variables que usamos para medir un río de allí abajo, del llano. Tampoco se puede medir nada, ni siquiera el tiempo. Pesca uno medio sobrecogido, con la sospecha de que no hemos visto al oso pero tal vez él si no ha olido o nos ha vigilado. Con el placer de estar viviendo un raro privilegio al sorprender a una trucha que vive bajo el hielo la mitad del año y la otra mitad se esconde quién sabe en que pequeña poza para aguantar el verano. Miden poco estos peces si utilizas la regla en centímetros pero si usas la mágica regla de los pescadores poco egoístas, los que aborrecen competir y contar, si usas tu conocimiento del campo y del clima o el valor que le das a un lugar solitario y salvaje, estas truchas son las más grandes. Tal vez alguna de ellas, las más sabias o las más resistentes, se descuelgen luego a Pineda y naden Carrión abajo hasta hacerse peces de buen porte. Las deseo suerte a todas las que pude tocar.

Galería de fotos

Redacción de Conmosca

 

 

Escrito por Admin

    1 comentario

  1. farioreo 29/06/2016 at 17:45

    Puus bie,Nosotros estuvimos el 7 y 8 rn triollo y pineda y….poco y chico,decepcion.Pues os habeis repartido ya que apareceis pescando dos sitios distintos el mismo dia.saludos.

Deja un comentario