Con la lectura de este artículo compráis un billete para un entrañable viaje a vuestro pasado, digamos que más tierno y nostálgico. Y es que, quién no se acuerda en su niñez de haber jugado tardes enteras con aquellas figuras que representaban a los indios y a los vaqueros, los famosos gichos, aquel fuerte… Y qué me decís de aquel Geyperman, o Madelman, o el Scalextric, o aquellos soldados, muñecas, coches, motos, barcos, aviones,…Todas esas figuras con sus accesorios estaban realizados mediante moldes y resinas. Eran preciosos e irrompibles, y si pensamos un poco, actualmente seguimos rodeados de infinidad de objetos hechos con resinas, puesto que no dejan de ser plásticos.

image001
Bueno, pues si ya habéis vuelto al presente después del fugaz viaje al pasado, os voy a explicar como hacer un molde de cualquier objeto o pieza, que en este caso será una trucha.
Mis primeros intentos de moldear truchas fueron con escayola. No estaban mal pero era muy frágiles y fue este problema el que me llevo a recordar el material con el que estaban hechos aquellos juguetes antiguos, esto es , la resina y en concreto la de poliuretano.

LOS MATERIALES

– Pasta de escayola para moldear o arcilla, lija de papel fino.
-Tablero de madera
– Cartón, cúter, cola, plastilina, arroz, un pincel viejo y vaselina.
– Vasos medidores, silicona para coladas, catalizador y cuchara de madera.
– Gomas elásticas, guantes y resina de poliuretano de dos componentes.
– Pinturas acrílicas y barniz.

EL PROCESO DE FABRICACIÓN DEL MOLDE DE SILICONA

1.- Moldear a mano la figura a representar, en este caso una trucha. Una vez seca lijamos las impurezas.

image002

2.- Colocar la trucha en el tablero de madera marcar el contorno con un boli dejando al menos un centímetro de separación con respecto al modelo.
3.- Pegar con cola trozos de cartón o de arcilla sobre los trazos de boli. Esto será como un muro de contención.

image003

4.- Colocar en la parte de abajo de la pieza a reproducir un poco de plastilina. Esto sujetará y elevará la pieza respecto al tablero.
5.- Verter el arroz cubriendo todo el contorno de la pieza cuidando de no dejar al descubierto la zona más alta de la pieza.
image004

image005
6.- Marcar con el boli la altura que se ha alcanzado con el arroz. Despegar la pieza y verter el arroz del molde en un vaso medidor. La medida resultante será la cantidad de silicona que tendremos que utilizar después.
7.- Untar nuestra trucha de vaselina con un pincel y retirar el exceso que se pueda quedar en los pliegues, boca o aletas. Colocamos de nuevo con plastilina la trucha en el tablero y untar éste y las paredes de nuestro muro también de vaselina.
8.- Verter la cantidad de silicona en el vaso medidor con la cantidad medida antes y un poquito más para no quedarnos cortos. Echar en el vaso la cantidad correspondiente de catalizador que suele ser al 5%. Remover insistentemente con la cuchara o un palillo de madera la mezcla muy bien y dejar reposar unos cinco minutos para que desaparezcan las burbujas que se han formado.

image006

image007

9.- Echar la silicona únicamente en una esquina del tablero y muy lentamente para no producir más burbujas. Llenar hasta la marca hecha anteriormente y esperar doce o veinticuatro horas, dependiendo de la silicona utilizada.
10.- Una vez fraguada la silicona se retiran las paredes de cartón y despegamos el molde del tablero. Damos la vuelta al molde y retiramos la plastilina. La silicona habrá encerrado perfectamente a nuestra trucha exceptuando el agujero dejado por la plastilina. Éste será el bebedero por donde verter la resina posteriormente.

image008

image009

image010

11.- Sin hundir mucho el cúter cortamos la silicona desde el bebedero hasta los extremos del molde y sacamos la trucha que quedó encerrada con mucho cuidado. Limpiamos los posibles restos de vaselina del molde y de la figura.

PROCESO DE CREACIÓN DE LA FIGURA CON LAS RESINAS

1.- Llenar de agua el molde de silicona para saber la cantidad exacta necesaria de resina. Verter ese agua en un vaso medidor. Secar muy bien el molde de silicona y rodear su contorno con gomas elásticas pero sin llegar a deformarlo.
2.- La resina de poliuretano viene en dos botellas o recipientes y señaladas con las letras A y B. En dos vasos medidores marcaremos esas letras y el vaso A sólo lo utilizaremos para verter la parte A, de lo contrario arruinaremos la mezcla porque fraguará en el vaso y tendremos que tirar ese vaso.

image011
3.- Nos ponemos los guantes y si la cantidad de agua ha sido por ejemplo de 60 ml, en el vaso A verteremos 30 ml de la resina A y en el vaso B otros 30 ml. de la resina B.
4.- En otro vaso medidor nuevo echaremos el contenido del vaso con la resina A y el contenido del vaso con la resina B. Lo removemos enérgicamente y ¡ATENCIÓN! porque disponemos de apenas cuatro o cinco minutos para echar el contenido en el molde antes de que haga la reacción, esto es, se calienta a una gran temperatura y se solidifica. Verter la mezcla por el bebedero hasta que se llene el molde.

image012

5.- Esperamos quince minutos aproximadamente, retiramos las gomas y aparecerá una preciosa trucha de plástico. Lijamos las posibles rebabas, la pintamos con acrílicos y una vez seca la barnizamos.

image013

image014
¿Te atreves?
Puedes clonar casi cualquier tipo de figura, ya sea oveja, soldado, pez, en fin,…
Si fuese muy complicada tendrías que hacer un molde de dos caras o mitades, pero eso sería otro proceso diferente.
En fin, el proceso es muy laborioso y tampoco es barato, pero los resultados son espectaculares.

image015

image016

image017

image018

image019

image020

image021

Texto y fotografías: Manuel Gonzalez Cuaertero. -Cuartero-

Escrito por Admin

Deja un comentario