Tengo claro que con este artículo no voy a ampliar precisamente mi círculo de relaciones. Más de uno se puede sentir aludido y no gustarle demasiado.
El caso es que la vida de un articulero mosqueril como la mía es dura y a la hora de contar cosas, si eres muy sincero con lo que piensas, como es mi caso, corres el riesgo en ocasiones de no dejar demasiado contento a todo el mundo. Sin embargo, yo no sabría escribir de otra manera (eso y que no estoy como para andar limitándome temas e ideas).

Desde luego no son diez. Son muchas más. He escogido tan solo algunas, quizás las más conocidas. Y digo universales porque las he oído y leído en libros, foros, páginas de Internet y hasta programas de televisión. Me consta haberlas visto en español y en inglés y me cuentan amigos políglotos que existen en alemán y francés.
Resulta curioso observar como cuando alguien realiza una crítica sobre algo, aunque esté más basada en el desconocimiento que en la experiencia, si lo hace con cierto aplomo y seguridad y proviene de un pescador con cierto nombre y reputación, la idea en cuestión es rápidamente asimilada por más de uno de alrededor. Normalmente, criticar técnicas o habilidades nuevas es una manera de descartarlas rápidamente y evitar así tener que aprenderlas o experimentar con ellas. Es un modo de aseverar que si yo, con lo buen pescador que soy, no sé eso, es que no hace ninguna falta saberlo.
Un ejemplo claro lo tenemos en el lance a distancia. Esta modalidad ha empezado a ser muy conocida recientemente y despierta gran curiosidad en todos los pescadores. Es espectacular ver volar una WF 5 a más de 30 metros de distancia y despierta una tremenda envidia el que lo logra hacer con estilo, técnica y gracilidad. El caso es que eso es realmente complicado ya que requiere mucha técnica, conocimiento y un innumerable número de horas de prácticas en lugares muy amplios y aislados. La crítica que recibe esta modalidad es de lo más tierna y pueril pero es compartida por cantidad de pescadores: ¿para qué hace falta lanzar tan lejos si los ríos son mucho más
estrechos?

Todos somos susceptibles de caer en esa trampa y delatar de esa manera tan ingenua e infantil nuestra desconocimiento sobre algo. “Esa mosca es demasiado realista. No sirve para pescar” significa en el fondo “¡Cómo me gustaría poder montar moscas así!” El tema es peligroso porque lo que empieza como un simple comentario defensivo acaba haciéndose popular y convirtiéndose en verdad universal. Lógicamente si una opinión alcanza el rango de verdad por ese procedimiento, es casi seguro de que en realidad acabe convirtiéndose, más bien, en tontería universal.

Con los lances de presentación ocurre algo parecido pero multiplicado por diez. Al ser un tema más amplio que el lanzado a distancia, con más variantes, tipos y posibilidades, las críticas que recibe son también más numerosas y existen casi una para cada uno de los lances existentes.
Y es que, según parece, en pesca a mosca decir “No sé sobre eso” es una de esas grandes frases prohibidas que nunca debiera ser utilizada delante de nadie. Al menos si quieres seguir manteniendo tu muy trabajada e intachable reputación como pescador. Y amigo mío, eso es sagrado.

1.- “Los Lances de Presentación son lances en linea recta mal ejecutados”

Este es sin duda de los más ubicuos. Aparece constantemente y cada día parece ganar más adeptos. El último sitio donde lo he encontrado ha sido en Sexyloops, la mejor página de lanzado del mundo y una de las mejores de pesca con mosca en Europa. Cuesta discutir a los grandes maestros que allí se reúnen (Borger, Richards…). Pero cuando no tienen razón, no la tienen.
La idea que esgrimen los defensores de esta afirmación es la de que un lance de presentación es el resultado de un lance en línea recta mal hecho. También señalan la
increíble obviedad de que la diferencia entre un buen lance y otro es la intencionalidad que lleve. O sea, que nosotros somos los únicos jueces capaces de decidir si ese lance que acabamos de ejecutar es bueno o no. En otras palabras, una porquería de lance se convierte en una obra artística con simplemente decir: “Es exactamente lo que quería”.
Desde mi punto de vista solo existen dos tipos de lances de presentación: los bien ejecutados y los mal ejecutados. Y cada uno de los lance de presentación que están catalogados tiene dos formas de ser realizado: mal y bien. Para que un lance de presentación sea considerado como bueno independientemente de opiniones y de los ojos que lo observen debe cumplir unos requisitos técnicos y estéticos definidos para cada uno de ellos. Un par de ejemplos:

  • Lance de Serpentinas convencional: deberán ser simétricas y de un tamaño regular repartidas de manera uniforme a lo largo de toda la línea hasta el bajo. Pueden variar en número y tamaño. La línea recta imaginaria que une pescador y mosca debe pasar por el centro de todas las eses creadas.
    Cualquier otra cosa será un lance en serpentinas mal ejecutado u horriblemente mal ejecutado.
  • Lance curvo convencional de derecha a izquierda: la curva debe nacer en la punta de la caña y morir en la mosca. El último tramo del bajo debe quedar perpendicular a la línea recta imaginaria que une mosca y pescador. Entre mosca y pescador no se interpone nada: ni línea, ni bajo. La línea forma un semicírculo uniforme en todo su recorrido sin existir picos ni arrugas.
    Esos son dos ejemplos de lances de presentación con criterios objetivos y válidos a los ojos de cualquiera. Cada lance debe tener su descripción y sus variantes bien
    definidas. El que quiera decidir si su lance es un lance de presentación bien hecho u otra cosa deberá antes enterarse, con rigor, de en qué consiste. Y el que quiera
    inventarse uno nuevo deberá definir y poder describir con detalle qué figura refleja. Si no, no vale.

10 Tonterías universales 01jpg

El extendido perfecto
Para que un lance pueda ser llamado extendido deberá formar un triángulo perfecto cuyos tres lados correspondan a:
1. Recta de unión entre mosca y punta de la caña
2. Recta de unión entre punta de la caña y mano del lanzador
3. Recta imaginaria de unión entre mosca y pies del pescador

 

2.- “Los curvos y curvas sirve fundamentalmente para rodear obstaculos”

Esta idea aparece recogida en muchos libros de lanzado. Libros escritos por Krieger, Wulff, Kreh, Bean, Jaworwoski, Borger, entre otros. ¿Qué demonios ando yo de nuevo discutiendo con todos ellos? Pues reconozco que puede parecer una temeridad con alardes de soberbia y ciertos tintes de protagonismo (inocente de mí). Demuestra, sin embargo, cómo el tema de los lances de presentación, es por un lado, un terreno no demasiado estudiado por algunos los grandes gurús.
Por otro lado deja claro el enorme campo a la experimentación que sigue abierto respecto a este tema. Y por otro, demuestra mis ganas de dar qué hablar (la fama me aguarda).
Al grano, pues. Tanto curvos (lances en los que la curva nace en la punta de la caña y muere en la mosca) como curvas (a alguna distancia de la punta de la caña y muriendo en cualquier otro punto) pueden, desde luego ser utilizados para rodear arbustos, troncos y demás. La verdadera utilidad práctica para esta sinuosa función la encuentro yo en aguas paradas y en la pesca con señuelos del blackbás, lucio, etc. Es quizás en este escenario donde cuajó la idea de esta utilidad. Y es que curvar toda la línea con bajos más bien cortos y señuelos con peso no requiere más que la ejecución de un lance lateral con la caña y cara del carrete bien paralelas al agua. Es también en este escenario donde es más factible observar cómo cae el señuelo al otro lado del arbusto y donde la picada, al ser agua parada, será clara y ostentosa haciendo más fácil el saber cuándo clavar.
En ríos y aguas vivas la cosa cambia convirtiendo los lances curvos en algo no tan bueno para rodear obstáculos. Fundamentalmente por dos razones:

  • En curvos es muy complicado ver (intuir) la picada al otro lado del obstáculo.
  • Pescando aguas arribas un lance curvo sitúa una buena cantidad de línea a través de la corriente, aumentando las posibilidades de que nuestra mosca
    drague rápidamente (ciertamente un gancho es una mucho mejor opción en estas circunstancias).

Si me encontrara, contando todo esto a viva voz en frente de una audiencia de pescadores, en este momento, alguien, a punto de perder su paciencia, se levantaría y preguntaría: “Vale, vale. ¿Entonces para qué demonios sirve un curvo?”

Y yo contestaría: “Siéntese y tranquilícese, buen amigo, que ahora se lo explico” Y se lo explicaría.
Desde mi punto de vista los curvos son probablemente los mejores lances antidragado para pescar corriente a través (entre 45º y 90º grados en relación a la dirección de la corriente).
Cierto es que sitúan línea corriente arriba de la trucha por lo cual si solo fuera por este motivo un lance extendido sería mejor opción. La clave para que estos lances realicen esa función de manera tan exitosa es que, bien ejecutados, posicionan el último tramo de línea y bajo en línea con la corriente, haciendo casi imposible el dragado. Por otro lado son generalmente más precisos que muchos lances de línea floja (cuya única misión es evitar el dragado). Por si esto fuera poco los curvos son bastante menos sensibles al viento que estos últimos también.

10 Tonterías universales 02

Claves para curvar bajos largos

He estado a punto de incluir como tontería universal eso de “curvar un bajo largo es imposible”. Al final no lo he hecho porque, aun no siendo imposible, sí que no es excesivamente fácil. Sin viento molesto estos truquillos te pueden ayudar a curvar bajos de más de cuatro metros:
– coloca una mosca un pelín más pesada.
– utiliza bajo cónico empezando por el mayor diámetro que puedas permitirte
– nudo de aguja para el empalme línea-bajo
– pega un tironcillo con la otra mano a la línea en el momento de la parada
– retrocede ligeramente la punta de la caña hacia atrás justo después de la parada

 

3.- “Pescando corriente arriba no hace falta lances de linea floja”

Reconozco que no es de las más oídas aunque existen grandes defensores de esta afirmación. Es una tontería respaldada por el sentido común y proveniente de alguien que no pasa muchos horas en el río. El sentido común dicta que si posicionamos nuestra línea en línea recta con la corriente, venga ésta en la dirección que venga, el dragado dejará de existir (recordad lo contado arriba sobre los lances curvos).
Muchas horas en el río nos dice que esto no funciona así. Imaginemos que estamos pescando totalmente corriente arriba y estirando la línea y el bajo del todo. Nos aremos
cuenta en seguida que aunque no situemos nada de línea transversal a la corriente nuestra mosca en muchas ocasiones draga.
Esto ocurre por dos razones:

  • Existen multitud de micro corrientes que, aunque apenas se perciben y son imposibles de leer con claridad, tiran de la línea en una y otra dirección.
  • Casi siempre hay pequeñas caídas de agua y variaciones de altura entre la mosca y nosotros repartidas a lo largo de toda nuestra línea. Son éstas las principales causantes del dragado en esta posición de pesca. Sin un lance de línea floja de algún tipo estamos perdidos (puede que incluso así si no es el lance correcto o si esa línea floja no la logramos situar en el punto exacto)

10 Tonterías universales 03

 

4.- ” No son validos si no se puede ser preciso con ellos”

Hablando de puntos exactos (véase más arriba). Si me dieran una mosca por cada vez que he oído esto, mi desolada y deshabilitada caja de doble piso se quedaría totalmente escasa y con falta de sitio.
Mezclar el tema de la precisión con lances de presentación para calificarlos de buenos o malos es un error. Estimar un lance de presentación como bueno o malo en base ha si la mosca ha entrado en el aro no tiene sentido. El lance puede ser perfecto sin que la mosca haya entrado. Mi doble tracción, alineamiento, aplicación de fuerza, etc. pueden ser perfectas y aún así no acertar con el aro. Otra cosa es que lo que se esté midiendo es mi capacidad de ser preciso con un determinado lance. Entonces, al margen de la perfección del lance se considerará un intento fallido. Eso por un lado.
Está el hecho, también, de que la pesca al agua no requiere tanta precisión como la pesca a trucha vista. Al menos del tipo de “métela en el aro” y más del tipo de “ponla en ese carril” o “sitúala a la izquierda” siendo éste un tipo de precisión algo más fácil. Sin embargo, y esto sí que es admitido por la mayoría (creo), la pesca al agua requiere de tantos lances de presentación como la pesca a trucha vista.
Desde mi punto de vista esta afirmación, que yo he decidido describir como tontería número 4 (más que nada porque va después de la tercera), lleva disfrazada una implícita carga de creencia de que los lances de presentación y la precisión sea del tipo que sea, están muy reñidos. Curiosamente este hecho es fácilmente demostrable de lo contrario, de que sí que se puede ser preciso con ellos y mucho (pero qué claro que me estoy expresando hoy).
Las claves para desarrollar precisión con todo tipo de lance de presentación son:

  • Práctica.
  • Tener una clara y estricta definición, que no deje lugar a subjetividades ni
    intencionalidades, del lance que estoy ejecutando.
  • Conocer pequeños trucos y ayudillas que nos facilitarán la tarea con
    algunos de ellos.
  • Práctica (por si se me había olvidado).

Vayamos a por la quinta. Una de mis favoritas.

 Algunos trucos para ser precisos con…

  • Lance paracaídas: nos aseguramos tener en el aire algo más de línea que la necesaria para llegar a nuestro objetivo. Después de parar la caña bien alta, observamos el descenso de la mosca y corregimos la distancia llevando ligeramente la punta de la caña hacia atrás.
  • Lance extendido: sobrevolaremos nuestro objetivo con una acentuada trayectoria descendente de la punta de la caña. Siempre que sea suficiente ejecutaremos el extendido corto (rotación de muñeca sin implicar nada de brazo).
  • Lance en serpentinas: las reduciremos al mínimo en tamaño y número. Se tiende a crear muchas más y mayores que las necesarias.
  • Curva en la línea: ejecutaremos y observaremos viajar la curva un par de veces antes de posar la línea para calibrar velocidad y distancia.

5.- “Los ganchos son siempre creados por energía negativa”

Los buenos seguidores de mis artículos de lanzado saben de sobra, a estas alturas, cómo ejecutar un gancho convencional. Así que pido disculpas por no repetirme.
Pudiera parecer que sí, que la única manera de crear un gancho es evitar que se termine de abrir el bucle del todo y muera, “pose”, antes de que lo haga. Y en el 90% de los casos es la manera en la que se ejecuta. Si existiera una manera de añadir algo más de control a este lance, algo más de energía, sería muy interesante. Siempre es más sencillo aplicar energía que controlarla y dominar su fuerza. Además un lance con energía positiva es siempre menos susceptible al viento que uno con negativa. Pues bien, ese lance existe. Al menos una manera de ejecutarlo aplicando más fuerza y por lo tanto añadiendo más control. Yo le llamo Gancho de derecha positivo (que no, que no es boxeo). Esta es su ficha técnica:

Utilidad: evitar alinear peces pescando corriente arriba presentando solo el último tramo de línea de manera transversal a la corriente y el resto casi en total línea con ella, minimizando el dragado de manera muy útil. Rodear obstáculos consiguiendo la misma configuración de línea que anteriormente.

Descripción: la línea sale totalmente recta de la punta de la caña girando caso 90º hacia la derecha en el último tramo de línea y el bajo.

Ejecución: en un lance frontal, paramos la caña enérgicamente con una rotación de muñeca sobre el eje del antebrazo hacia adentro (hacia nosotros), a la vez que
bajamos la punta de la caña con suavidad, todo de manera fluida y delicada.

Controlando variables:

  • tamaño del gancho: según el grado de rotación de la muñeca. Para grandes ganchos el brazo se desplazará ligeramente hacia la izquierda acompañando la rotación de muñeca

Si no te sale es que:

  • estás rotando la muñeca demasiado tarde y no justamente en el momento de la parada.
  • bajas la punta de la caña demasiado tarde dando tiempo al bucle a que se abra del todo.

 

Texto y fotografías: Carlos Azpilicueta

Escrito por Pakito

Deja un comentario