La Oligoneuriella rhenana (Imhoff, 1852), es una efémera de hábitos crepusculares que aparece en los anocheceres de los meses de julio y agosto, en ríos con fuertes corrientes, donde las ninfas viven adheridas fuertemente a las piedras. Es una efémera de un tamaño mediano a grande, mas bien muy voluminosas las hembras que están llenas de huevos, mientras que los machos son mayores y más esbeltos. La eclosión es muy rápida y el ciclo vital del adulto dura unas pocas horas de vuelos y cópulas sobre el agua.

     Una vez acabada la temporada de pesca en Asturias cuando los ríos están vacíos de pescadores, es una opción hacer una visita a algún río para ver que “mosca” sigue saliendo al final del verano. En una visita al río Narcea, en la pasarela del coto “Arenas” encontré los restos de lo que podían ser Oligoneuriellas junto a otras efémeras. De ser así hacía falta una vistita al río al anochecer para ver que es lo puediera haber. En realidad fueron varios días los que me ocuparon en intentar ver a estas efémeras.

 

DSCN9686

DSCN9685

El río Narcea desde la pasarela del coto “Arenas” uno de los días de las fotos

DSCN9683 DSCN9682

9838

El río en el momento de la eclosión

      El primer día desde el aparcamiento y el “mirador” al río que hay en el pozo “El Pilar”, pude ver la emergencia de estas efémeras. Los otros días no hubo tanta suerte y no pude ver nada. En apariencia son como polillas que salen del río, y que rápidamente se elevan por encima del río. El ciclo vital en la fase adulta es muy corto, de unas pocas horas, que son de paso de subimago a imago y las cópulas, todo ello en el aire. Apenas si pude ver los vuelos, solo de las que eran atraídas por la linterna. Las que se quedaban atrapadas en las telañaras de la pasarela son aquellas que puede fotografiar.

Las mudas se producen en vuelo, de igual manera a como lo hacen los cénidos.

DSCN0708 DSCN0702

DSCN0698

Imago hembra con la muda

      Las hembras son grandes y robustas, es una efémera de tamaño mediano a grande, un tamaño que pudiéramos considerar de una anzuelo del 14. Las medidas son unos 15 mm. de cuerpo, con unos cercos muy cortos, y alas de un tamaño similar al del cuerpo. Son de color verde azulado, con una masa de huevos naranjas que salen del penúltimo segmento del abdomen, y que le dan un aspecto anaranajado al insecto en cuanto no los haya expulsado.

DSCN9810

Vista ventral y dorsal de dos imagos, una de ellos con la masa de huevos sin expulsar.

  Dos fotografías del mismo ejemplar en vista frontal y lateral

0724 DSCN0728

 Una serie de fotografías de imagos hembra que fui encontrando atrapados en la pasarela

DSCN9881 DSCN9772 DSCN9750 79760

       Los imago macho son más esbeltos y quizá un poco más pequeños que las hembras, digo quizá porque en el libro de Rafael del Pozo las medidas de los machos son menores que las de las hembras. Aquí los pocos que pude recoger son tan grandes como las hembras. La caída de los machos se produce después de las hembras, posiblemente ya agotados de intentar alargar el proceso reproductivo lo mas que se pueda.
   DSCN9800

DSCN9791

  El aspecto es de un color verde azulado más claro que en las hembras con un anillado casi traslúcido.

DSCN0766 DSCN0772

  Muchos ejemplares mueren en las telarañas de la pasarela, donde quedan para las arañas o algún visitante sorpresa como el sapo de la última foto

9894

DSCN9762 DSCN9906 DSCN0776 DSCN0716

DSCN0779

Sapo común (Bufo bufo) del último día en la pasarela

Texto y fotografías: José Ángel Martín del Arco. -jamdelarco-

Escrito por

    4 comentarios

  1. jcarlos 20/10/2015 at 13:18

    Ya he aprendido algo mas Jose Angel, aqui ya son testimoniales ,también puede que sea porque dejo de pescar a principios de Agosto.

  2. Toledano 20/10/2015 at 20:05

    Magnífico, estos monográficos son estupendos. La foto de la eclosión me trae algún recuerdo…
    Gracias.

  3. pescate 20/10/2015 at 21:48

    Tremendo en trabajo que te das. Enhorabuena

  4. jamdelarco 26/10/2015 at 22:48

    Muchas gracias por los comentarios. Estas me costaron unos cuantos viajes fuera de temporada, pero mereció la pena verlas junto a los reos al sereno

Deja un comentario