Este ejercicio que publiqué en Sexyloos hace ya algunos años no solo ha sabido resistir el paso del tiempo con auténtica dignidad. Es creo, uno de los ejercicios más técnicos e interesantes de todos los que he creado.

Llegar a dominarlo significará haber adquirido una habilidad que muy pocos pescadores poseen: ser capaz de apilar línea a diversas distancias con algo de precisión (lance cubo, apilado, burruño intencional…)apilado1

Para qué

Para evitar que una caída de agua arrastre nuestra línea llevándosela detrás nuestra mosca. Normalmente pescando entre la 11 y la 1 ( nosotros en el centro de ese reloj imaginario donde tanto nos gusta situarnos.

Saber situar ese apilado a diferentes distancias nos permitirá no tener que acercarnos demasiado al punto donde rompe el agua evitando el riesgo de alertar al pez ( algo que no nos gusta nada especialmente si no se espanta y desaparece).

Equipo necesario

Dos fundas de caña y un aro. Y un viento en calma, si puede ser total.

Objetivo del juego

  • Inmediatoapilar línea en cuatro puntos diferentes siguiendo un orden definido.
  • Con el tiempo:llegar a ser unos apiladores precisos y felices.

Procedimiento

Situamos la primera funda a 6 metros, la segunda a 8 y el aro a 10 (por ejemplo).

Deberemos apilar línea de manera correcta en los siguientes 4 puntos y por orden:

  1. Entre nosotros y la primera funda
  2. Entre las dos fundas
  3. Entre la segunda funda y el aro
  4. Dentro del aro

    apilado2
                    apilado3

Consejos

  • Practica la ejecución de este lance sin fundas ni conos hasta que te salga de manera fluida y natural.
  • Es necesario disponer de al menos un metro de línea extra en el aire respecto al punto donde va a caer nuestro apilado.
  • Cuanto más lejos vayamos a apilar más alto deberemos parar la caña y más lento deberá ser nuestro tempo de lance.

Complicando las cosas

  • Aumentamos las distancias de las fundas hasta perder de vista el aro por el horizonte.
  • Esperamos a un día de viento para realizar este ejercicio y nos situamos de manera que nos sople de lado.
  • Cambiamos las dos fundas por dos aros, ya me entiendes. Venga, ánimo.

Nos encontramos ante un lance difícil, complicado, artístico y precioso. Un reto en si mismo para lanzadores ambiciosos que quieren seguir progresando y algún día llegar a un nivel de excelencia y virtuosismo reservado a muy pocos ( si llegas a ese punto no esperes verme por ahí de momento).

 Carlos Azpilicueta
http://flycastingart.es/

Escrito por Pakito

Deja un comentario