Conocido por los ingleses por “Lake Olive”, o como su nombre traducido al castellano, indica, “la oliva de lago”. Nos estamos refiriendo a los componentes del grupo Cloeon gr. simile (Eaton, 1870), entre los que se encuentran en las aguas de la Península Ibérica, el mencionado Cloeon simile (Eaton, 1870), el Cloeon praetextum (Bengtsson, 1914) y el Cloeon schoenemundi (Bengtsson, 1936).

Se trata de uno de los grupos de insectos que los entomólogos definen como “especies limnéfilas, habitantes de las facies lenticas de la zona de potamon”, es decir, que se caracterizan por habitar las aguas estancadas o con una ligera corriente, de algunos de nuestros lagos, embalses o zonas medias de los ríos. Siendo un condicionante inexcusable, el que en ellos se halle presente, abundantemente, algún tipo de vegetación subacuática, sobre todo algas. También apuntar, que no son demasiado exigentes con la calidad de las aguas en las que habitan, soportando la presencia de una ligera contaminación orgánica, aunque no desdeñan las orillas y entrantes de aguas paradas de algunos de los tramos trucheros de nuestros ríos, siempre que se cumpla el mencionado requisito, de la presencia de cobertura vegetal acuática.

Con respecto a su ciclo vital, comentar que es una especie polivoltina, es decir, que tiene varias generaciones anuales, al igual que la mayoría de los Baetidae, los cuales normalmente se desarrollan en dos periodos (habría que definirlas como bivoltinas, en este caso) un periodo invernal-primaveral y otro veraniego-otoñal. El primero, en el que durante el invierno se ralentiza el crecimiento de las ninfas y por tanto se alarga varios meses, y el correspondiente a finales de verano-otoño, en el cual se acelera bastante su crecimiento. Con respecto a los meses en que emerge como adulto y cumple el ciclo reproductivo, se corresponde con abril-mayo y posteriormente con septiembre-octubre, periodos en los cuales, las ninfas, tras alimentarse y evolucionar en la vegetación acuática de las aguas estancadas, se transforman y emergen en forma de subimagos, primero, y posteriormente en imagos; sirviendo de alimento a los distintos predadores que habitan esas mismas aguas, entre los que se encuentra la trucha.

Es interesante comentar que forma parte del conjunto de insectos que los pescadores denominamos “rhodani de otoño”(junto con otros Baetidae, como el Pseudocloeon atrebatinus (Eaton, 1870), ya que en los meses de septiembre y octubre, observaremos, en algunos de los “parados” de nuestros cotos y EDS, sobre todo en los ríos regulados, la presencia de estos llamativos veleros, cuyo tamaño se aproxima a la verdadera Baetis rhodani (Pictet, 1843), si bien las alas que poseen, a diferencia del mencionado Baetis, lucen unos tonos amarronados y las venas y los márgenes alares, una tonalidad amarillenta.

Mencionar, a título de curiosidad, que se trata de una de las especies de efemerópteros de mayor longevidad en su fase de adulto. Se ha tenido constancia de algún ejemplar hembra, en fase de imago, que vivió 30 días, lo cual no deja de ser todo un record, ya que los insectos pertenecientes al orden Ephemeroptera, tienen como principal característica, la poca duración de su fase madura. (Ephemeroptera, palabra griega que viene a significar “Insecto volador de un solo día”, es decir que vive aproximadamente un día como adulto). En el otro extremo, se encuentran los Oligoneúridos (Oligoneuriella rhenana (Imhoff, 1852), entre otros) o los Polymitárcydos (como el Ephoron virgo (Olivier, 1791), cuyo ciclo vital se completa tras 3 ó 4 horas como adulto hasta que mueren, de la misma manera que emergieron, masivamente.

Con respecto a los caracteres que lo diferencian de otras especies similares, mencionar, a grandes rasgos, los siguientes:

LA NINFA:

-Los filamentos caudales tienen varios anillos oscuros y una pigmentación en forma de banda negra, al final de los mismos.

-Los terguitos abdominales se encuentran tintados en tonos oscuros y claros, alternos, y poseen unas manchas claras (denominadas “manchas de luz”) en cada terguito, siendo el patrón del dibujo de éstas: dos puntos y dos comillas.

-Las lamelas traqueo-branquiales son dobles en los 5 ó 6 primeros pares de éstas. Siendo simples en el resto. Con respecto al tamaño de éstas, cuando son dobles, una traqueo-branquia es más grande que la otra.

Ninfa macho:

1

Ninfa hembra:

2

Exuvia ninfa:

3

Filamentos caudales visto al microscopio:

4

Subimago emergiendo y abandonando la exuvia:5

6

Subimago macho:

7

8

9

10

11

12

13

14

Subimago hembra:

Detalle de la zona ventral del abdomen del subimago… para los montadores de moscas:

15

EL IMAGO

-Ojos verde-amarillentos con una característica mancha oscura, redondeada, situada en el centro de los laterales exteriores de la parte turbinada del ojo. Pero creo que la situación de ésta, es más un efecto óptico, que una evidencia física.

-Tórax de color marrón-negruzco, brillante.

-Alas hialinas transparentes, como los imagos de casi todas las especies del orden Ephemeroptera..

-Abdomen en color cobrizo, con venas negruzcas distribuidas, principalmente, en los laterales o “pleuritos” de los segmentos abdominales.

-Gonostilos y filamentos caudales, blanquecinos, poseyendo éstos últimos, numerosas bandas marrón-rojizo a todo lo largo de su estructura, encontrándose, las unas de las otras, a una distancia similar.

Imago macho:

Imago hembra:

Detalle de la zona ventral del abdomen del imago… para los montadores de moscas:

Un saludo para todos los conmosqueros

Tomás J. García. -LYNK-
Galeria de imagenes

Escrito por Admin

    4 comentarios

  1. Pakito 16/07/2015 at 10:07

    A L U C I N A N T E

  2. txurruca 18/07/2015 at 10:54

    Gracias Tomas por esta lección ,soy montador y pescador y leyendo tu artículo he recordado esas moscas verdinas con alas ligeramente amarillentas,para los siguientes montajes mas detalles,saludos.

Deja un comentario