Cabeza-de-Acero.-CanadáSi la lenta evolución de las técnicas de la pesca deportiva en agua dulce, y en especial de su especie reina la trucha, en nuestro país logró conseguir su actual situación en que la pesca a mosca es la imperante, en buena parte se debió a grandes pescadores que en su búsqueda de la mayor perfección, belleza y nobleza lograron convertir este deporte en auténtico arte. ARTE con mayúsculas añadiría, cuando de quien hablamos es de Javier Pereda.

Para los veteranos no requiere ningún tipo de presentación. A los mas jóvenes explicarles que representó un punto de inflexión en el desarrollo de la pesca a mosca en España; modalidad hasta entonces practicada por un grupo minoritario de pescadores, en su mayoría de alto poder adquisitivo formando círculos cerrados y poco dados en extender sus conocimientos. Con la irrupción de Javier Pereda en este mundillo podríamos decir que la populariza logrando que llegue a la gran masa de pescadores. ¿Cómo lo logra?; mediante su entrega en cuerpo y alma a su divulgación y poniendo, a la par, al alcance del pescador medio español material selecto a precio asequible, hasta entonces no solo caro sino difícil de conseguir. Aboga, además, por la pesca conservacionista; practica y hace proselitismo del “captura y suelta” en una época, años 70-80 del pasado siglo, en la que comienzan a surgir graves problemas en forma de polución con sus dañinas consecuencias en gran parte de los mejores ríos españoles.

Nace Javier en Bilbao poco tiempo después de que diera comienzo la cruenta guerra civil que ensangrentará al país por tres largos años. Con unos 10 años de edad comienza a interesarse por la pesca, practicando en riachuelos cercanos con la captura de pequeños pececillos; lo que hoy denominamos “minitallas”. Siendo el origen de sus progenitores el norte de Burgos, concretamente la bella zona de Las Merindades, aprovecha los veraneos en el pueblo para, con la ayuda de algún veterano pescador de la zona como el molinero de Nela, lanzarse ya de lleno en la pesca de la trucha con cebo natural, lombriz o gusana como se denomina por esos lares, modalidad de pesca en la que con el paso de los años logra una gran notoriedad. Ya rondando los 20 años es muy conocido por las grandes pescas que realiza en la modalidad de cebo aguas arriba frecuentando los ríos burgaleses: Nela, Engaña, Rudrón, … Precisamente en San Felices, a orillas del Rudrón es aclamado con un “Viva” por una de sus increíbles pescas.

Pero … ¡siempre hay un pero!, aunque en esta caso iba a resultar positivo. Ha oído hablar de un francés en Santelices (Burgos) que practicando una extraña manera de pescar con mosca logra las mismas capturas que él pero en la mitad de tiempo.

Poco después lee en el periódico La Gaceta de Bilbao un artículo firmado por el periodista Jesús Delgado en el que hace referencia al francés y a él mismo, comparando los dos sistemas de pesca, tradicional y moderno y sugiriendo lo interesante que sería juntar a ambos pescadores en una competición para que demostraran que sistema era el mejor. En el artículo señala que el paradero del pescador francés, que no es otro que Guy Plas, en aquellos momentos era Riaño.

Nuestro joven Javier tras la lectura de dicho artículo no se lo piensa dos veces; cierra su negocio (regentaba una joyería desde la temprana edad de 19 años) coge su Seat 600 y desde Bilbao pone rumbo a Riaño. Esto, que hoy en día sería un viaje sin mayores problemas, a finales de los años 50 era toda una aventura que tuvo que programar en dos etapas haciendo noche en Cervera de Pisuerga (Palencia). Cuando logra llegar al hotel en que se hospedaba Guy y tras larga espera, resulta que este ya había hecho las maletas y salía para Laredo. Pese a ello no se arredra, le enseña el periódico de Bilbao con el artículo que hace mención a ambos y le dice que le gustaría conocer ese tipo de pesca a mosca. Guy, todo un cortés caballero francés, pospone el viaje, monta una caña y le hace una demostración. Javier queda embelesado con la estética, la finura, la delicadeza de esta forma de pesca. Ya no le interesa medir su sistema con este nuevo, solo quiere aprenderlo, “esto no es otra forma de pescar, esto es otro mundo”

Con Guy ya instalado en Laredo no duda en acompañarlo en sus salidas por los ríos cántabros: Pisueña, Asón, Saja, … Javier no pesca; Javier aprende como se lanza pero sobretodo como se pesca; “se puede ser un buen lanzador pero un pésimo pescador”. El, perfeccionista donde los haya, quiere dominar la técnica hasta en sus mas ínfimos detalles.

Este fue el comienzo de una amistad que los llevaría a pescar juntos no solo en diversos ríos de España sino además en Islandia, Alaska, etc., y de una colaboración comercial que revolucionaría la pesca en España.

Recuerda que para la temporada siguiente Guy le trajo de Francia dos cañas de bambú refundido de Pezon & Michel, de la serie, diseñada por Ritz, Superparabolic PPP una de 6,3 pies y otra mas larga, una Sawyer Nymph (esta caña fue diseñada por Charles Ritz especialmente para Frank Sawyer tras haberle iniciado éste en la pesca a ninfa).

Un brillo especial aparece en sus ojos recordando aquellas ya lejanas vivencias. Es Javier persona de educación exquisita, asequible, modesto, de fluida conversación trufada de anécdotas que lo hacen ameno a la par que un pozo de sabiduría. A pesar de la edad se sigue entusiasmando conversando de pesca y mantiene una envidiable actividad: sigue dirigiendo su empresa; los fines de semana viaja a su finca en Las Merindades desde Bilbao donde continúa residiendo, dedica el invierno a la caza de la perdiz con perro y en temporada, como no, sigue practicando la pesca a mosca. Por no hablar de los fantásticos viajes que continúa realizando: Mongolia, Rusia, …

– P.: Javi, tu eras un conocido y reconocido gran pescador a cebo; ¿cuándo y como te interesaste por la pesca a mosca?. ¿Qué te hizo abandonar una práctica que dominabas para lanzarte en un mundo totalmente diferente y desconocido.

– R.: Yo cogía muchas truchas pero el enterarme que otro pescador con otro sistema cogía tantas pero en mucho menos tiempo me hizo interesarme por conocer al pescador y al nuevo sistema. Ya se sabe, en la juventud lo que quieres es pescar cuanto mas mejor. Ahora bien, cuando vi el sistema … ¡aquello era otra cosa!, me dije a mi mismo “Pereda comparado con esto tu eres un estripaterrones …”.

– P.: De las diferentes modalidades de pesca a mosca ¿cuál es tu favorita?; ¿con que especie prefieres practicarla?.

– R.: Seca y trucha. La belleza de la subida de la trucha a tomar la mosca en superficie no tiene parangón.

He pescado mucho a ninfa. Fui a Francia para aprender el sistema en un riachuelito que pasaba cerca de la casa de Guy. Curiosamente en aquella ocasión no se logró capturar ni un solo pez pero aprendí la técnica. Poniéndola en práctica posteriormente he logrado gran número de capturas. Es un complemento adecuado para cuando se muestran remisas a subir, pero …

– P.: ¿Cuál es tu equipo favorito en la actualidad? ¿porqué?.

– R.: Caña de 9 o 9,6 pies; línea 4 o 5 y acción de punta. Carrete manual. Caña larga para manejarme mejor en los ríos rápidos de montaña que frecuento, para controlar mejor la deriva y evitar el rayado con lances muchas veces solo de punta. Línea 4 o 5 por el tamaño de río que suelo frecuentar: medio o pequeño. Acción de punta por ser muy nervioso y necesitar rapidez. Carrete manual por costumbre. Hace ya años, a principio de los 80, utilicé el Vivarelli sin llegar a acostumbrarme a él.

– P.: Si tuvieras que elegir tan solo tres moscas para ejercer tu afición. ¿cuáles serían?.

– R.: Efémera pequeña del 18-20, Tricóptero tipo T4 (canela) del 16 y ninfa tipo Bétido del 18.

Cada vez hay que utilizar moscas mas pequeñas porque las truchas son mas resabiadas.

En cuanto a materiales: pluma de cuello de gallo de gran calidad y CDC yo diría al 50%..

– P.: ¿Qué opinas de la evolución de la pesca a ninfa y su práctica en la actualidad?. ¿En realidad se trata de una evolución de la pesca a mosca o mas bien de la pesca a cebo?.

– R.: Muy efectiva la “pesca al hilo”. Es una pesca a cebo con mosca artificial.

– P.: ¿Qué opinas de la competición en el mundo de la pesca?.

-R.: Nunca he estado interesado en ella. No estoy en contra de que otros la practiquen si ello los divierte pero no es lo mío. Para mi la pesca supone el placer del río y de su entorno, a ser posible en la mas completa soledad. El ir a una competición para mi implicaría el deseo de ganarla; si compitiera sería siempre para ganar y ello me supondría un agobio; la pesca perdería placer y eso no me gusta.

– P.: Tu que eres pescador viajero o viajero pescador y, me consta, has pescado en la mayor parte de los rincones mas interesantes que la pesca a mosca tiene a lo largo y ancho de nuestro planeta, ¿qué papel piensas juegan los viajes de pesca en la evolución del mosquero?.

– R.: A mi no me gusta viajar. Si tuviera los buenos ríos a la puerta de casa, que sería lo ideal, no viajaría. Los viajes son cansados e incómodos, pero para poder pescar bien cada vez hay que moverse mas y con mayor dificultad ya que cada vez van quedando menos lugares y mas recónditos donde poder lograr truchas grandes. Por no hablar de los problemas de los equipajes que se pierden en los vuelos a estos remotos lugares. Imagínate que logras llegar pero te han perdido la caña, ¿qué hacer en un lugar alejado de la civilización?.

-P.: ¿Qué consejos darías a un pescador que desee iniciarse en este mundillo?.

– R.: Si es joven, que se prepare muy bien para el futuro. Que elija la profesión que prefiera pero que se prepare a fondo para destacar en ella, logrando la mayor perfección. Hay que ser un número uno para lograr ganar el suficiente dinero que permita viajar ya que cada vez va a ser mas necesario para poder pescar.

Si ya no es tan joven que trate de informarse con conocidos o guías locales. Pero ¡cuidado con la información poco seria que tal vez sea la mas abundante y accesible!.

Por otra parte en cuanto a equipo que tenga en cuenta que a día de hoy no existen cañas tan rematadamente malas que no permitan el lance. Empezar con un equipo medio que mas adelante cambiará o no por otro mas caro según sus gustos.

– P.: ¿Y a las autoridades que se ocupan o, por lo menos, debieran hacerlo, de ríos y peces?.

– R.: El problema que actualmente tenemos en nuestros ríos es la mala calidad del agua y mejorarla para lograr que sea compatible con la necesidad de la trucha es muy complicado. Les diría que se prestara mas atención a un colectivo que como los pescadores no “hace ruido”. Curiosamente los deportes mas cuidados son los que se ven como espectadores pero no se practican; ellos se llevan la mayor parte del presupuesto.

– P.: ¿Cómo ves el futuro de nuestra afición/deporte/arte/obsesión?.

– R.: Los residuos van a tener difícil solución. El pescador tiene que concienciarse que el captura y suelta debe imponerse como ya lo está en la mayor parte de los lugares interesantes del mundo. A un norteamericano, por ejemplo, no se le ocurriría guardar una trucha. Eso es algo que ya hace años asumieron. Un bien escaso hay que cuidarlo. Todavía recuerdo los cupos de 25 truchas del Rudrón que, poco a poco, fueron descendiendo.

– Llegados a este punto, 10 preguntas para un pescador 10, solo decirte, amén de darte las gracias por tu amabilidad, si desearías añadir algo para finalizar.

– Sobretodo para los que se inician aconsejarles tratar de hacerse amigos de un pescador muy bueno y seguirle por el río sin caña para aprender mas rápido. No se trata de ir por el río machacando a diestro y siniestro esperando que en uno de los múltiples lances lograr una subida. Hay aprender los lugares donde están las truchas en cada momento y solo ahí ofrecer la mosca.

También aconsejar el devolver las truchas al río aunque solo sea para evitarse la incomodidad de tener que acarrearlas a cuestas todo el día. Que prueben la comodidad de pescar sin cesta. Así empecé a hacerlo yo y puedo decirte que ya ni me acuerdo de los años que hace que no pruebo una trucha.

Este es Javier Pereda. Este es mi amigo.

Angel Izuel. –izu-

Galeria de imagenes

Escrito por Admin

    1 comentario

  1. palakoma 11/07/2015 at 09:55

    yo lo vi pescar una vez en nava de mena con una ahogada y una linea ahogada y fue espectacular las truchas que clavo,un fuera de serie.

Deja un comentario