Esta es una historia normal, una historia cotidiana entre el colectivo de pescadores casados, arrejuntados o que conviven con una pareja desde hace algún tiempo.

Hoy es viernes: mañana y pasado días de pesca. Tengo que organizarlo todo, llamo fulanito y a menganito para quedar; todo arreglado… ¡perfecto! Llego a casa, ¡buenaaas! No contesta nadie… buscas en la habitación, en el salón, en el cuarto de baño, ¡nada! no hay nadie, pues bueno, me voy a preparar algo de comer a la cocina y ¡bingo! allí esta la parienta, pero como no se me había ocurrido antes, donde iba a estar en su reducto, en su plaza fuerte, en la cocina. Saludas

– Hola nena

Te responden:

– Ya era hora, llevo media hora esperándote para comer, ¿qué hacías dando vueltas por la casa?

Es decir te escuchó pero no contestó y tú… ¿qué le respondes? Buscándote. Para que te diga: ¿donde iba a estar a estas horas? Preparándote la comida. Y respondes

– Fui a dejar el chaquetón y la agenda – y sigues- ¿que hay de comer?

Más que nada para quitar un poco el hielo,

– Para ti las sobras del pescado de ayer, sino no haberlo pescado.

Te responden.  Té esta bien empleado, por preguntar.

Te pones a comer y piensas ahora como le digo que mañana me voy de pesca.

Estas comiendo el pescado que pescaste la semana pasada, se te ocurre una idea.

– Está bueno el pescado -aunque no haya quien se lo coma- mañana voy a ir a ver si pillo otro.

Te responde

– ¿Qué…….? ¿Qué mañana vas a que……..? ¿No ibas a llevar mi coche a lavar?.

Como si ella no supiera llevarlo. Le dices.

– Si pero eso lo haré por la tarde -a ver sí cuela-.

Si cuela te dirá

– ¿y a donde vas mañana de pesca” -lo conseguiste ya tienes permiso-.

Pero si te dice.

– ¿Por la tarde? De eso nada por la tarde hay que ir a casa de mis padres.

Se fastidio el día de pesca.

Si has tenido suerte y el permiso ha sido concedido, cabe una posibilidad que en estos casos es lo peor que te puede pasar, y es que te diga

– Ya te llevarás al crío contigo… ¿No?

 

Eso si, conseguir permiso para un día es relativamente sencillo, lo difícil viene cuando la salida de pesca es para dos o más días.

Entonces hay que prepara a la parienta con varios días de antelación.

Las excusas pueden ser varias, “me llamaron fulanito y menganito para ir a pescar a León el día X” (lo que supone salir el día anterior y volver al siguiente), “Tengo coto León para el día X”, “el día X  y el Y tengo concurso de pesca”, “hay una reunión de pesca el día X en Hospital y si voy tengo que llamar a Moncho para reservar habitación”. Y así la vas preparando. Unos días más tarde repites la jugada “me han vuelto a llamar a ver si el día X voy a pescar”

Las protestas también pueden ser varias, el día X tenemos que ir al Corte Inglés a ver si me compro un modelito (como si no pudiese ir cualquier otro día a ver modelitos),  Ese día es el cumpleaños de mi madre (como sí la momia de su madre se acordase de cuando nació).

Ahora si te dice “pero para ir allí tienes que salir el día antes” (es decir asume que te vas a quedar a dormir fuera) ya casi lo tienes conseguido. Solo té falta insistir un poco en un par de días y ya puedes ir a pescar.

Todo esto suele pasar a los que estamos casados o como se dice ahora tenemos pareja estable, y si no, el que esté libre de culpa que tire la primera piedra.

Pero un día hablando con un amigo del tema, me dijo “Yo no tengo ese problema” ¿Cómo? Le pregunté. “Si hombre, yo tengo una especie de contrato que me encontré por Internet y llegué a un acuerdo con la mujer que cada día que quiero ir de pesca le presento el permiso por escrito para ese día y si me atengo a las condiciones del permiso, no tengo problemas para ir de pesca cuando quiera”

¿Cómo? Una especie de contrato para pedir permiso de pesca a la parienta.  ¿Cómo es eso? .

Tranquilo te paso una copia, se lo presentas a la parienta y ya veras como puedes ir a pescar cuando quieras.

Y efectivamente desde entonces solo con presentar la solicitud de permiso me la firma y solucionado el problema.

Ahora que aun así no os prometo que no tengáis que aguantar a la parienta haciendoos la vida imposible toda la semana siguiente, pero por lo menos tendréis permiso para ir a pescar

Así que os paso una copia del contrato para quien le pueda interesar y no me deis las gracias por haceros más fácil las salidas de pesca solo con que me invitéis a ir con vosotros me llega, eso si avisarme con tiempo y decirme la cantidad de alcohol que vamos a ingerir para poderlo adjuntar al permiso

knn58

Escrito por Admin

Deja un comentario