Hoy tengo el gusto de venir acompañado de una, más que interesante, prima-hermana de nuestra querida ignita, la Serratella hispánica
Texto y fotografías: Tomás García.- LYNX-

En la Península Ibérica, según nuestros científicos, esta demostrado que habitan los siguientes miembros de la familia Ephemerellidae:

-Drunella paradinasi
-Eurylophella iberica
-Serratella albai
-Serratella hispánica
-Serratella ignita
-Serratella mesoleuca
-Serratella maculocaudata
-Serratella spinosa
-Serratella spinosa nevadensis
-Torleya major
-Torleya nazarita

Observaremos que en la citada lista no aparece la Serratella notata o Draeconia notata, el motivo es o bien, porque está pendiente de su reclasificación taxonómica o bien no se ha podido demostrar su presencia en aguas de nuestro país. Comento esto, porque algunos aficionados a la entomología, seguramente estarán convencidos de haber visto con sus ojos, ejemplares de esta especie en las aguas de algunos de nuestros ríos, pero no nos confundamos, varias de las especies de Ephemerellidae, antes comentadas como presentes en nuestro territorio nacional, poseen un gran parecido físico con la citada especie y sin un análisis exhaustivo de su anatomía es prácticamente imposible afirmarlo con rotundidad. Así que dejemos que sean nuestros científicos quienes determinen una cuestión o la otra, pero yendo al grano:

Siguiendo con el afán de traeros en exclusiva, macro-invertebrados acuáticos susceptibles de formar parte de la dieta de la trucha, los cuales nunca antes hayan sido fotografiados, ni descritos fuera de los círculos o publicaciones científicas, hoy tengo el gusto de venir acompañado de una, más que interesante, prima-hermana de nuestra querida ignita, la Serratella hispánica:

ORDEN: Ephemeroptera (Shipley, 1904)
FAMILIA: Ephemerellidae (Klapálek, 1909)
GÉNERO: Serratella (Edmunds, 1959)
ESPECIE: Serratella hispánica (Eaton, 1887)

De distribución bastante escasa y en franco retroceso, debido a la progresiva disminución de las límpidas e inalteradas aguas que requiere para proliferar adecuadamente, este insecto del género Serratella, es de hábitos reófilos, es decir, habitante de las facies lóticas (aguas con corriente), en particular, de la zona del Epirhithron de algunos de nuestros ríos.

Con respecto a sus costumbres alimentarias, en su fase de ninfa su alimentación es principalmente detritívora y “rascadora de sustratos”, devorando con fruicción los restos orgánicos que arrastran las aguas, así como los diferentes tipo de algas y otros vegetales, que se desarrollan adheridos a los distintos tipos de rocas y arenas que componen el lecho silíceo de las aguas donde habitan.
Durante su fase adulta, al igual que el resto de los efemerópteros, no precisa de alimentarse, por lo que sus órganos bucales se encuentran atrofiados, careciendo por tanto de ellos, siendo la función reproductiva, la única a la cual dedica la totalidad de sus esfuerzos. Para esta tarea, si que están debidamente dotados de los órganos sexuales correspondientes, así como de las respectivas alas, tan necesarias para recorrer las preceptivas distancias que lo alejen de su zona de nacimiento, todo ello con la intención de evitar la consanguinidad entre individuos y a la larga el empobrecimiento genético, fruto de la endogamia.

Siguiendo con el tema de la reproducción, comentar que se trata de una especie de las que definen los entomólogos, como univoltina, es decir, de un sólo ciclo o generación anual. A diferencia de los miembros de otras familias, como los Baetidae, cuyos componentes se le denomina polivoltinos, los cuales disfrutan de varios de los citados ciclos reproductivos, a lo largo de un año. Éstos ciclos reproductivos, en las especies polivoltinas suelen coincidir, uno en la época invernal y otro en primavera-verano. El primero de ellos suele estar caracterizado por la ralentización en el desarrollo de los individuos que nacen durante este periodo, todo ello debido a las bajas temperaturas que les acompañan en esta estación. Con respecto al primaveral, este tiene un desarrollo bastante más acelerado como consecuencia del mencionado factor de la temperatura, que tanto influye en todos los seres vivos que habitan éste nuestro planeta.
Con respecto a los insectos univoltinos, como es el caso que nos ocupa. su generación anual suele ser de tipo primaveral.
Descripción del insecto:

La ninfa es, como en el resto de los miembros de su familia, de las denominadas “rastreadoras o rampantes”, es decir de las que se desplazan libremente, normalmente a saltos, entre los accidentados fondos y las orillas de los ríos donde se halla presente.
Las características diferenciativas más importantes, con respecto a las ninfas de otras especies afines son:

El carecer de tubérculos en los segmentos abdominales dorsales, también denominados terguitos (tan característicos, por ejemplo, en la Serratella ignita), la presencia de manchas claro-oscuras, tanto en su cabeza, como en el tórax (denominadas “marcas de luz”) y por último unas curiosas bandas marrón oscuras, presentes en el borde proximal de cada uno de 6 ó 7 primeros terguitos abdominales.

Ninfa:

Con respecto al subimago, éste posee, bajo los ojos dorsales de “tomate”, una genuina mancha de color negro, con forma de “u” que rodea los 3 ocelos, las porciones inferiores de los ojos, conocidas como ojos laterales, también están coloreados en color negro, sus alas tienen una curiosa venación transversal en forma de “malla”, con numerosas celdillas, muy marcada en tono gris oscuro, los filamentos caudales son totalmente negros y por último mencionar, que en el borde proximal de cada terguito abdominal, así como en los pleuritos, como antes comentábamos para con la fase de ninfa, se encuentran presentes las citadas bandas, en este caso negruzcas.

Subimago macho:

Subimago hembra:

El imago es muy semejante al subimago, pero con unas alas casi transparentes, la coloración anatómica general, a diferencia del subimago, es algo más ténue y apagada, los tarsos de las patas delanteras de los machos, al igual que en las del resto de los varones del orden Ephemeroptera, se hallan muy desarrollados. Y por último comentar que, como en todos los imagos, los órganos sexuales se encuentran totalmente conformados.

Imago macho:

Comparando la Serratella hispánica y la Serratella ignita:

Espero que disfrutéis con esta primicia.

¡Un saludo para todos los conmosqueros!

Tomás J. García – LYNX

Escrito por Admin

Deja un comentario