Estoy hablando de un componente muy poco conocido y fotografiado de la familia Siphonurus y con un nombre muy español: Siphlonurus hispánicus
Texto y fotografías: Tomás Gracía.- LYNX-
Cuando los aficionados a la entomología hablamos de los ephemerópteros de mayor tamaño, siempre nos vienen al pensamiento las hembras de las grandes Ephemeras (dánica, vulgata…), que superan holgadamente los dos centímetros de longitud, sin contar los filamentos caudales. Así mismo, nos acordamos del Ecdyonurus que alcanza mayor talla, el Ecdyonurus venosus o del archiconocido Epeorus sylvicola, los cuales rondan los dos centímetros aproximadamente. Pero normalmente no nos viene a la memoria una especie que rivaliza con los anteriormente mencionados en la lucha por la medalla del oro en esta disciplina del tamaño, estoy hablando de un componente muy poco conocido y fotografiado de la familia Siphonurus y con un nombre muy español: Siphlonurus hispánicus (Demoulin, 1958).

ORDEN: Ephemeroptera (Shipley, 1904)
FAMILIA: Siphlonuridae (Ulmer, 1920)
GÉNERO: Siphlonurus (Eaton, 1868)
ESPECIE: Siphlonurus hispanicus (Demoulin, 1958)

El Siphlonurus hispanicus, para aquellos que no lo conocéis, ronda los citados 20 mm de longitud, habita en la facies lótica y léntica de ciertos ríos del centro peninsular, sobre los sustratos arenosos característicos de la zona del Epipotamon (zona de transición entre las zonas altas y medias). Gusta de la presencia de vegetación subacuática, en la cual se refugia del ataque de sus depredadores, entre los que se encuentra ocasionalmente la trucha.

La fase de ninfa o náyade es de tipo nadadora, muy semejante a la baetidae, pero de un tamaño considerablemente mayor y en algunas zonas, entre ellas Castilla y León, al igual que a las del resto de los siphlonúridos, se le conoce con el sobrenombre de “frailuco”(de hecho durante muchos años aparecía una mención expresa de prohibición en la orden de vedas de Castilla y León, con respecto al uso de estas ninfas como cebo vivo, dado lo efectivo y mortífero de su utilización en la pesca de la trucha).

Ninfa
Subimago
Imago

La época de eclosión de sus huevos y el desarrollo de sus ninfas coincide con el mes de marzo, emergiendo los individuos adultos unos meses después, entorno a mayo o junio, dependiendo de la localización geográfica de cada población y la climatología estacional.

En cuanto a los peculiares caracteres diferenciativos de su anatomía, a parte de su considerable tamaño y sus proporciones y formas robustas, hay que hacer mención a los siguientes:

En los subimagos:

Cabeza:

  • La parte superior de los ojos es de color marrón rojizo y la parte inferior negruzca.
  • La frente y el clípeo están atravesados por una banda vertical oscura.
  • En las antenas, el escapo es marrón y el flagelo negro.
  • Posee tres ocelos, los cuales se hallan dispuestos en formación triangular y son de color marrón y gris.

Tórax:

  • El tórax en tonos marrón y oliva, se encuentra sobre-elevado y con una característica y prominente“giba” en la zona del mesonotum, destacando principalmente la zona conocida como scutum.

Patas:

  • Las patas son verde-amarillentas, poseyendo éstas, unos tarsos negruzcos y compuestos por 5 tarsómeros, los cuales están ordenados en progresiva disminución, exceptuando el último.
  • Con respecto a las dos uñas o garras, éstas poseen la zona distal tintada en negro.

Alas:

  • Todas sus alas portan una venación fuertemente reticulada y tintada en negro, pero carente o muy escasa en engrosamientos y estigmas.
  • La zona basal de las alas anteriores y en menor medida las posteriores, poseen unas manchas de un intenso color rojizo-anaranjado (al igual que el Siphlonurus flavidus, Siphlonurus lusoensis, Siphlonurus ireneae y Siphlonurus montanus).
  • En las alas anteriores, la zona que ocupan los radios C, Sc y R1 está ligeramente pigmentada en amarillo claro. Y del radio Cu1 surgen una serie de venas intercalares a modo de sectores, con forma de S, que acaban “muriendo” en el borde del ala.
  • Al igual que los demás componentes de la familia Siphlonuridae, su par de alas posteriores, es de un tamaño considerable, a diferencia de las de otras familias como por ejemplo los baetidae (de hecho es de las alas posteriores de mayor tamaño, entre todos los ephemerópteros, recordándonos las de algunos heptagénidos).

Abdomen:

  • Las hembras, con motivo de la presencia de las huevas, muestran el abdomen en la zona dorsal en tonos verdosos, con unas manchas triangulares, difuminadas y negruzcas en la zona próxima a la pleura. Tornándose la predominancia del color verde en amarillo en los últimos segmentos abdominales (característica que también comparte con otras especies de Siphlonurus). Mientras que en la zona ventral o esterna del abdomen el color dominante es el amarillo.
  • Posee dos gruesos filamentos caudales o colas, de tamaño medio y color marrón.

Pero las principales características que lo diferencian de las otras especies de su género son el mencionado gran tamaño y los dibujos que “decoran” cada uno de los segmentos abdominales o uritos, en la zona ventral, conocida como esterna.  Estos dibujos estan constituidos por una mancha con forma de herradura, presente en cada uno de sus esternitos(con excepción del 10º segmento), los cuales se hallan fuertemente pigmentados en color marrón-rojizo oscuro.

En el primer segmento abdominal, el ángulo de apertura de esta herradura es de unos 45º, disminuyendo ésta, progresivamente en cada segmento, hasta llegar a unos 20º en el 9º y desapareciendo finalmente en el segmento 10º (no olvidar que aunque no es evidente, en todos los ephemerópteros existen 11 segmentos abdominales, pero este último está retraído y no es visible, quedando vestigios del mismo en el filamento caudal central o paracerco; el cual no está presente en la fase adulta de los componentes de la familia Siphlonuridae).

Por último mencionar que en los segmentos 2º al 8º la citada mancha con forma de herradura se encuentra acompañada de dos máculas o motas redondeadas, entre medias de los dos brazos de la herradura, tintadas en el mismo color que la herradura descrita.

En los imagos:

Con respecto a los imagos destacar que sus alas se vuelven más transparentes, los colores vivos de su anatomía se vuelven más atenuados y verdosos, mientras que los oscuros se intensifican aún más, conservando, no obstante, la mayoría de las características descritas en su fase subimaginal.

En las ninfas:

Destacar principalmente su gran tamaño, las mencionadas manchas en forma de herradura en los esternitos abdominales (las cuales aparecen muy destacadas, sobre todo, en la fase madura de éstas), el gran desarrollo de las espinas del borde de los tergos abdominales y las traqueo-branquias, cuyos 4 primeros pares tienen forma cordiforme(de corazón).

Un saludo para todos los conmosqueros.

Tomás García. -linx-

Escrito por Admin

Deja un comentario