Os traigo dos especies muy características de nuestra fauna ephemeroptera, habitante de las facies lóticas de la zona de Rhithron de nuestros ríos.
Texto y fotografías: Tomás J. García. -LYNX-

En particular se trata de dos heptagénidos muy conocidos, cuyo parecido fisiológico, en todas y cada una de las fases de la metamorfosis que sufren, les hace que los confundamos, al uno con el otro, con bastante facilidad:

Estamos hablando de el Ecdyonurus venosus (Fabricius, 1775) y el Ecdyonurus torrentis(Kimmins, 1942).

Ambas especies, forman parte muy habitualmente de la dieta de la trucha y como he comentado al principio habitan en las cabeceras de muchos de nuestros ríos, así como en torrentes y otras corrientes permanentes de agua, en las que la alta calidad del agua, baja temperatura de ésta, la muy abundante oxigenación a lo largo de todo el año, así como la ausencia de contaminación, permiten que nuestras dos exigentes especies puedan prosperar.

Otra característica que tienen en común es su gran tamaño. Se trata de dos macroinvertebrados que se encuentran entre los que poseen el mayor tamaño de todos los que pueblan nuestros ríos. En su fase adulta, el venosus alcanza un tamaño aproximado de unos 2 cm, mientras que el torrentis supera en muchos casos, el centímetro y medio, con lo cual, como anunciaba al principio, tanta característica en común nos dificulta sobre manera su diferenciación.

Pues bien, fijándonos en una serie de diferencias bastante evidentes que he ido recopilando de diversas fuentes de la literatura entomológica, las cuales he comprobado in situ, con distintos ejemplares de ambas especies, vamos a aprender a diferenciarlas con bastante certeza. Hoy en particular nos vamos a centrar en su fase de ninfa (gusarapa o gusarapín, como los conocen en algunas zonas de nuestra geografía).

Ecdyonurus torrentis:

Ecdyonorus venosus:

COMPARANDO LAS NINFAS:
Nada más observar ambas ninfas, una al lado de la otra, se aprecia la diferencia de tamaño y corpulencia. La ninfa de Ecdyonurus venosus es más grande y voluminosa que la ninfa torrentis.(Esta característica se aprecia sobre todo en el abdómen):

Comparativa 1
Comparativa 2

Pero las principales y más evidentes diferencias radican en:
-El tamaño proporcional entre cabeza y pronotum (primera parte del tórax, inmediatamente unido a la base de la cabeza).
-La pigmentación de las patas, en particular de la zona de la tibia y la unión con los tarsos.
-Y el número de dentículos que posee cada una de las especies, en la zona próxima al extremo de sus garras o uñas. En el caso del Ecdyonurus venosus, el número de esos dentículos suelen ser de 2 y en el caso del torrentis de 3.

Comparativa 3
Comparativa 4

La proporción entre el tamaño de la cabeza y el pronotum, de ambas especies, varía sustancialmente. En el caso de la ninfa del venosus, la sensación visual que se percibe, es que la cabeza es más estrecha que el pronotum, mientras que en el caso del torrentis, es al contrario, más ancha:

Comparativa 5

La pigmentación presente en las tibias de las patas, también varían en bastante medida en ambas especies. En el caso del venosus en la unión donde se insertan los tarsos a las tibias se aprecia una estrecha banda oscura, sólo presente en el último tramo del tarso (que suele ser de color granate oscuro). Mientras que en el caso del torrentis, esta banda es mucho más ancha y a parte de abarcar el mencionado último tramo de la tibia, también se extiende hasta casi la mitad del tarso.

Comparativa 6
Comparativa 7

Así mismo, hacer mención de las curiosas ramificaciones presentes en las lamelas traqueo-branquiales del Ecyonurus venosus. Las cuales son bastante menos evidentes en el caso del torrentis.

Comparativa 8

Como curiosidad, para los amantes de la entomología, os muestro la diferencia entre las glosas (órganos localizados en el aparato bucal, en particular en el palpo labial, semejantes a una lengua) de ambas especies.
El estudio de éstas glosas es utilizado por los expertos para diferenciar las distintas especies de insectos, ya que su estructura nos aporta “pistas” sobre los hábitos alimenticios de su propietario.

Comparativa 9

Y por último comentar que para realizar esta comparativa he buscado dos ejemplares, que se podrían denominar como ejemplares-tipo, es decir, en los cuales se observan con bastante claridad las diferencias mencionadas.

Viene este comentario a sazón de que a pié de rio, en algunas ocasiones, nos encontraremos con ninfas que a pesar de pertenecer a estas dos especies en particular, no se cumplan con tanta exactitud las premisas anteriormente mencionadas y se nos presenten serias dudas sobre su identidad. Ésto siempre que no nos hayamos confundido y estemos analizando otras especies distintas de Ecdyonurus (Ecdyonurus angelierei, Ecdyonurus dispar, Ecdyonurus excelsus, Ecdyonurus fluminum, Ecdynourus forcipula, Ecdyonurus macani etc…), con las cuales, en algunas ocasiones, comparten hábitat y en ciertos casos un gran parecido físico.

Tomas García. -LYNX-

Escrito por Admin

Deja un comentario