Comentaba un guía de pesca escocés, que existía un pescador de salmón que ataba en su bajo de línea un solo modelo de mosca. En diferentes tamaños, pesos, formatos y a la profundidad adecuada, era capaz de capturar potentes springers en abril, grandes plateados en verano y resabiados salmones rojos en otoño. Se trataba de la Black Frances,  llamada también la gamba negra, una todoterreno de verdad.
Patrón de montaje originario de Islandia, la Black Frances es junto con la Red Frances, una de las moscas más populares para la pesca del salmón. A priori extraña y extravagante, con esos bigotes tan largos y gruesos que podrían llegar a impedir que los peces pudieran clavarse de manera correcta. Es lógico pensar todo esto y más, sobre todo cuando estamos acostumbrados a lanzar moscas más clásicas; pero uno se decide siempre a intentarlo cuando otros pescadores han conseguido buenas capturas, viendo que, cuanto más largos son esos bigotes, más provocan los ataques de los peces.
Desde nuestra experiencia particular y corto recorrido en esto de la pesca del salmón, hemos podido sacar algunas conclusiones muy interesantes. Volvemos a dar con una de las combinaciones de colores que mejor funcionan con estos peces; el negro y el amarillo. Muy efectivos en días oscuros, aguas algo tomadas  y por la tarde al oscurecer, casi de noche, en el famoso sereno que decimos los trucheros.
Es una mosca que admite todos los formatos; anzuelos clásicos simples, dobles o triples; tubos de plástico, aluminio o cobre; plástico y cabezas de tungsteno. Suele pescar bien profundo y no pierde efectividad aunque el peso de la mosca sea menor que el de la línea  y esta navegue por encima de la misma. Es junto a la Red Frances, la mosca perfecta para pescar con líneas de hundimiento rápido S5 o S7.

El patrón original lleva el cuerpo elaborado con lana negra y  va tinselado. En este caso vamos a montar una versión propia que funciona bastante bien. Chenille, sobre tubo de plástico y cabeza cónica de tungsteno; añadiendo los brillos en las barbas con unas fibras de cristalflash.


Salmón macho pescado con una Frances.

FICHA DE MONTAJE. BLACK FRANCES con cabeza cónica de Tungsteno.

  • Tubo: De plástico con acople también de plástico para cabeza de tungsteno.
  • Seda montaje: Negra 10/0
  • Barbas: Fibras de pluma de gallo rojo.
  • Bigotes: 6 raquis de plumas de gallo rojo y brillos con fibras de cristalflash perla.
  • Cuerpo y cabeza: Chenille color negro.
  • Collar: Pluma de gallo rojo.
  • Remate trasero: Cabeza cónica de tungsteno pintada con laca de uñas amarilla.


Salmón pescado con una Black Frances en tubo de plástico con cabeza de tungsteno.

MONTAJE PASO A PASO

   

La base del montaje, es un tubo de plástico sobre el que elaboraremos la mosca. Para preparar dicha base, seleccionamos dos tubos de plástico de diámetros diferentes (en este caso se trata de tubos de 2,3 y 1,4 mm de diámetro). Uno de ellos deberá encajar dentro del otro. El tamaño ideal para esta mosca es de 2 cm de longitud el tubo más grueso y 2,5 cm de longitud el tubo interior.

   

Fijamos el tubo en la aguja para rematar uno de los extremos. Quemamos el tubo interior hasta que quede ajustado como en la foto derecha.

   

Rematamos el otro extremo con cianocrilato, así no se moverá ni girará el tubo cuando estemos confeccionando la mosca. Para terminar de dejar preparada la base, es importante acoplar también el trozo de silicona flexible donde se encaja el anzuelo, hay que cortarla a medida y encajarla a presión (foto derecha tubo de silicona flexible).

   

La base está terminada. Para que sea más grafico el porqué de todos los pasos realizados, hemos puesto la cabeza de tungsteno y el anzuelo en su sitio (foto de la izquierda). Ahora solo nos queda montar la mosca. Fijamos la base en la aguja, ajustándola a presión hasta que veamos que no gira.

Fijamos la seda de montaje apretándola sobre la parte del tubo de silicona metido a presión. A continuación colocamos unas fibras de cristalflash.

Para confeccionar las barbas de la mosca, cogemos 6 plumas de gallo rojo, las vamos pelando y vamos atando poco a poco y por mechones las fibras alrededor del tubo, hasta tenerlo completamente cubierto. Su longitud debe ser la suficiente para tapar el tubo de silicona.

   

Dichas plumas peladas serán los raquis que formarán los bigotes de la imitación.

Una vez confeccionadas las barbas de la mosca, colocamos los 6 bigotes, repartiéndolos por todo el tubo de manera más o menos equidistante, la longitud de dichos bigotes, deberá ser de tres a cuatro veces la longitud del cuerpo de la mosca.

Con los repetidos lances que se realizan en acción de pesca, las imitaciones sufren mucho y pueden llegar a desarmarse. Es importante reforzar la mosca en determinadas etapas de su confección, una de ellas es la previa a la elaboración de la cabeza, para evitar que barbas y bigotes se caigan. Reforzamos con unas gotas de cianocrilato, dando forma después a la cabeza con la seda de montaje.

Fijamos una tira de chenille negro para formar la cabeza. Una vez fijada y para evitar que se pudiera desplazar dicha cabeza en acción de pesca, damos la primera vuelta de chenille sobre una gota de cianocrilato. A continuación, colocamos la pluma de gallo marrón que formará el collar.

Con la tira de chenille damos forma a la cabeza, que quede lo más abultada posible, apretando bien cada vuelta, a continuación enrollamos también la pluma de gallo hasta el final de la cabeza, fijamos y cortamos el sobrante de pluma.

Terminamos de darle forma al cuerpo con la chenille sobrante, amarramos, cortamos la chenille y anudamos la seda de montaje justo donde termina el tubo más ancho (tubo naranja). Cortamos la seda y la mosca ya está lista para rematar.

A continuación colocamos la cabeza de tungsteno poniendo un poco de cianocrilato en la misma, apretándola contra la chenille. Una vez seco el pegamento, ajustamos el trozo de tubo sobrante a la cabeza de tungsteno, acercando un mechero, Es importante evitar que se cierre el agujero del tubo en el momento que aplicamos calor, una aguja nos ayudará mientras el plástico este caliente y sea maleable.

Para terminar la mosca, pintamos de amarillo la cabeza de tungsteno y dejamos secar. Ya está lista para pescar.

Daniel Agut. -La Rubia-

Escrito por Admin

Deja un comentario