La expresión nudo gordiano procede de una leyenda según la cual un campesino de Gordión, capital de Frigia,  (Asia Menor)  llevaba la lanza de su carro atada al yugo de los bueyes con un nudo tan complicado que era  imposible desatarlo.. Según un augurio, quien consiguiera desatar el nudo gordiano podría conquistar Oriente.

Cuando Alejandro Magno (356–323 antes de Cristo) se dirigía a conquistar el Imperio persa, tras cruzar el Helesponto, entró en  Frigia, donde se enfrentó al reto de desatar el famoso nudo para seguir adelante. Solucionó el problema cortando el nudo con su espada diciendo: «es lo mismo cortarlo que desatarlo». Efectivamente, Alejandro conquistó Oriente.

En la actualidad se dice «enredado como un nudo gordiano» para referirse a una dificultad  de  complicada  y hasta imposible solución.

El que conoce mi manera de escribir ya sabe a donde voy. Los pescadores cuando se nos enreda mucho el bajo de línea también hacemos lo mismo. Preferimos partir hilos y nudos antes que desatarlos pero muchas veces, a la inversa de un conquistador, iba a decir de un competidor, empezamos a dudar, a preguntarnos, según la unión que buscamos entre los tramos de un bajo de línea, qué nudo mejor conviene, qué nudo es el más fuerte según los diámetros y la calidad del nailon utilizado. Como nuestra ambición  no tiene nada que ver con la de Alejandro y sólo nos apura la sed de seguir pescando, podemos pensar en varios nudos que sólo se rompan, no con espada sino con cortahilos.

Cuando empecé a escribir este artículo, obedeciendo el segundo mandamiento del escritor de pesca anotado en mi libro “Tertulias de Pescadores” (2 – No escribas en serio sobre un tema si no lo dominas y si no investigaste lo que se escribió ya.) rebusqué en varias revistas, en algunos libros y hasta en Internet los nudos aconsejados para la pesca de río con atención especial a los que se parecían a los míos, los que uso generalmente por haber averiguado su eficacia. ¡No sé si debo decir que me quedé estupefacto o alucinado primero por los nombres que iban cambiando de un documento a otro y luego por los esquemas que en pocos casos coincidían con los nombres. El famoso “cirujano” sufrió tantas operaciones que parecía haber pasado por la cirugía inestética. Creo que el colofón fue el llamado “nudo del ahorcado” presentado en una revista francesa como un corredizo simple. ¡Infelices  ahorcados  los que se colgarían así!

Practico varios nudos cuando pesco, los más rápidos como el “cirujano” si tengo prisa o poca luz pero con más tiempo mi nudo preferido es el“corredizo doble” cuya confección he fotografiado para que se vieran bien los diferentes pasos. Es un  nudo tan fuerte como el “barril” y más fácil de realizar después de entrenarse un poco. Lo utilizo sistemáticamente cuando pongo 2 o 3 moscas porque puede acabarse con un sólido  ramal (con el hilo más grueso) a 90º  del bajo de línea. El mismo nudo vale también para atar la mosca con sólo 2 o 3 vueltas de hilo mientras que el clásico nudo de“cucharilla” necesita más vueltas y más tiempo.

¡Suerte para probar! Y en todo caso si no gusta siempre queda la solución “Alejandro”.

       – gR —

Escrito por Admin

Deja un comentario