Cuando montamos secas para pescar el principio de temporada, la estrella de cualquier torno es la imitación del pardón. Para realizar esta mosca hay muchas variantes y tonos (incluido el “verde de Nive”) pero de ellas, la que más ha llamado siempre mi atención es el montaje en comparadun.

Cuando empecé a descubrir la pesca a mosca en internet, encontré una página americana con un tutorial sobre este montaje, desconocido hasta ese momento para mí, que me llamó la atención sobremanera por lo bonito que se veía en el torno (posteriormente comprobé lo efectivo que era  en el río).

Como todo montaje, tiene sus proporciones y sus pequeños “trucos” pero lo que le distingue es que pescando totalmente placado, tiene una magnífica visibilidad, algo que le confiere condiciones óptimas para pescar en cualquier escenario, debiendo cambiar únicamente el tamaño del anzuelo.

Para su confección el material por excelencia es el pelo de ciervo, pero en tamaños pequeños (anzuelos del 18) podemos utilizar perfectamente Pluma de Gallo de León, algo que me enseñó y demostró hace unos años  Jesús G. Azorero, quien me regaló unos montajes así hechos que demostraron su valía, siendo esta pluma mucho más fácil de manejar que el pelo de ciervo en estos pequeños montajes, compensando la pérdida de visibilidad con el brillo característico del GDL (se puede incluir un mechón de CDC en mitad del “abanico” para aumentarla).

Para el cuerpo se puede utilizar cualquier tipo de material (seda, dubbin natural o artificial, quill etc. ) pudiendo poner exhuvia para realizar una emergente o cercos para un subimago, dependiendo de lo que queramos. En este caso,  un pardón en emergente.

Materiales usados:

  • Pelo de ciervo natural
  • Hilo de montaje camel
  • Seda Ray 416 (vale cualquier seda de color amarronado y o marrón verdoso)
  • Brinca color huevo
  • Anzuelo del 14
  • Dubbin de antrón color hexagenia.


Sujetamos en el torno el anzuelo, en este caso un Castor C105BL del 14 y cubrimos la tija con una cama de hilo de montaje, parando a 1/3 del ojal.


Después de cortar un mechón de pelo de ciervo, eliminar la borra e igualar las puntas (utilizando un igualador a tal efecto), lo presentamos en el anzuelo atrapando con los dedos índice y pulgar el mechón, de manera que el largo del mismo sea el largo de la tija.


Con esta medida, que será el largo de las alas, presentamos el mechón a 1/3 del ojal del anzuelo, donde hemos dejado el hilo de montaje.


Atrapamos el pelo de ciervo con 4 ó 5 vueltas de hilo (primero suaves y después apretando) que vamos metiendo entre los dedos pulgar e índice, de manera que no se nos gire el mechón de pelo alrededor de la tija.


Cortamos el sobrante en ángulo de 45 grados para que posteriormente el cuerpo de la mosca quede con la característica forma ahusada.


Con el hilo de montaje cubrimos todo dando forma al cuerpo y acabando de sujetar el pelo de ciervo.


Pasamos el hilo de montaje al espacio delantero del anzuelo y calzamos el pelo a la vez que damos forma a la cabeza.


Una vez calzado, nos quedará el característico “abanico” de este montaje..


Volvemos con el hilo al cuerpo y atrapamos primero un trozo de antrón que hará de exhuvia, después  el hilo de la brinca y por último el cabo de seda.


Enrollamos los materiales formando el cuerpo y cortamos el sobrante de la exhuvia.


Aplicamos al hilo de montaje un poco del mismo dubbin de antrón que hemos utilizado para la exhuvia para dar forma al tórax.


Damos un par de vueltas por detrás y otro par por delante del pelo de ciervo afianzando las alas.

Mosca terminada.

Escrito por Admin

Deja un comentario