Entre los artículos que mandé a  ConMosca  (nota 1) el más leído fue el que escribí en 2005 : “Una Semana en Polonia”. Por eso se me ocurrió contar mi última semana de pesca en Austria compartida con mosqueros españoles que repetían el mismo viaje. Yo no  conocía los ríos que íbamos a pescar pero, gracias a ellos, casi diría que iba a mesa puesta y no a la aventura  como me pasó en otras ocasiones. He observado que hay dos  tipos de pescadores, los que no quieren salir nunca de su camino, de sus ríos y otros que siempre buscan algo desconocido o menos conocido. Yo soy de éstos. Siempre me apunto (me apuntaba) a la novedad…en todo.

Nos encontramos en Munich, ellos saliendo de Madrid y yo de Toulouse. Alquilamos un coche y cogimos la dirección de Salzburgo. A unos 50 km. más al Sureste de esta ciudad ya estaban reservadas las habitaciones en una hermosa pensión de buena comida y riquísima cerveza. Además de su precio muy razonable esta pensión tenía la gran ventaja de estar al pie del río Lammer en el pueblo de “Oberscheffau”, límite superior del tramo privado de unos 10 km.  que íbamos a pescar, siendo su límite inferior su desembocadura en el Salzach  que es el río que pasa por Salzburgo. Los acuáticos pobladores delLammer, como en la mayoría de los ríos austriacos, son las truchas y los tímalos. Las dos capturas son apasionantes sobre todo si se trata de grandes ejemplares pero a mí me pasa como para el reo. Después de pelear con un pez si veo que es un tímalo, o en Asturias un reo, me siento un poco más feliz, por la sencilla razón de que en una temporada de pesca y viajes tengo muchas más oportunidades de capturar truchas que tímalos o reos. Además los tímalos y los reos  como lo comenté en Mosquero Andante tienen a veces el mismo comportamiento: Acompañan la mosca seca  en su deriva observándola de cerca… y durante unos segundos que parecen no terminar nunca, sin saber si te alcanzará la adrenalina, nos preguntamos si la van a probar o no. El menor error o el menor “dragado” son fatales… Francamente cuando un tímalo macho abre su rojiza aleta dorsal para ayudarse a luchar a favor de la corriente experimento una vibración  que queda grabada en el disco duro de mis recuerdos emocionales.  También recuerdo  la alegría de haber pescado hermosos salvelinos presentes en algunos ríos como, más al norte de Salzburgo , el río Vöckla  que pescamos el último día.

 

En el río Lammer hay peces de todos los tamaños que se buscan con las modalidades que el látigo permite siempre que se use una sola mosca  sin muerte y que a nadie se le ocurra “equivocarse” porque el guarda es un antiguo legionario que no suele gastar bromas y no duda en quitarle el permiso al que no cumple. Sería una desgracia porque es un río francamente hermoso, limpio variado con tablas, con saltos y corrientes a pescar de distinta manera según el momento del día. Las eclosiones se producían bastante tarde porque las aguas bajaban muy frías y había que esperar que se calentasen. A mí lo que me llamaba la atención era la limpieza por todas partes, en cualquier tramo, en cualquier orilla, la misma limpieza que se podía observar a orillas del agua y en la naturaleza circundante con bolsas de recuperación de basura en todos los caminos o paseos que bordeaban el río.

Claro que todo esto tiene un precio. Una buena pesca casi segura sin ninguna presión, las  aguas limpias, los tramos variados etc… todo tiene un  precio pero a mi juicio exagerado en este caso ya que con un descuento especial tuvimos que pagar 60 euros al día. Es el eterno problema del público y del privado en todos los sitios, incluso en la pesca del salmón en Escocia por ejemplo. En los tramos privados hay que hacer un sacrificio financiero que para muchos limita los días de pesca. En los tramos públicos se produce un fenómeno de masificación  que acaba con la pesca o en el mejor de los casos le quita  su autenticidad. Los famosos escenarios deportivos que se consiguen con bastante facilidad y han sustituido los cotos de pago como fue el caso en Santa Marina del Rey, han cambiado negativamente la pesca. Yo soy partidario de restablecer los cotos de pago con cañas y días limitados  pero sin llegar a los precios abusivos que se practican en los tramos privados de ciertos países de  la Europa central. Ahora con las facilidades de Internet cualquiera puede informarse previamente antes de viajar  para calcular su presupuesto.

                                                                                                                  -gR—Oct. 2012

Nota (1): Se pueden leer otros artículos míos pinchando en las secciones a la izquierda de la página principal el enlace “Desde la Orilla gR”

Escrito por Admin

Deja un comentario