En medio de una caída masiva de imagos y después de colgar en el secador del chaleco 49 moscas favoritas sin resultado alguno. Nos preguntamos si retirarnos cabizbajos y reculando, para hacer como que no está pasando, o ¿probar otra? La betiX, es la mía.

 

El sueño de todo mosquero, (un hervidero de cebas), puede convertirse en una experiencia desesperante si no acertamos con la imitación adecuada. Tras ver tomar a una trucha tras otra, moscas en superficie sin poder tener más que algún esporádico rechazo, me concentré en un ejemplar para intentar adivinar que estaban comiendo con tanta insistencia una y otra vez, esta se cebaba en un pequeño canalillo de agua.

Tras presentarle todo tipo de inventos en parchute, paraloop, spent, recortar hackle, ninfas de superficie, emergentes, micromoscas, microhormigas, … me dispuse a espantarla, más que nada porque ya me había dejado la moral por los suelos y ya se cernía la oscuridad sobre mi cabeza.

Ya casi caída la noche y sin apenas luz, me arrodille y situé mi linterna sobre el agua, como si de un castigo de dios se tratarse, y rezándole al agua estuve durante 1 largo minuto.

Y nada, ni bicho viviente como suele suceder.

Algo tenía que pasar por allí, que la trucha comía tan insistentemente, y seguí con mi plegaria (hablando no se con quien, que leche comen los bichos estos, y bla bla bla ) al cabo de unos segundos unos cuerpecitos alargados de color anarajado, bajaban a tropel. Aparentemente eran ninfas pues no tenían alas y si un abultado abdomen más oscuro. Con sumo cuidado introduje la mano en el agua y todos ellos parecían repelerla, pero uno de esos cuerpecitos se quedo adherido a mi dedo, parecían desvanecerse entre las manos.

Era un imago, posiblemente se trataba de la beatis muticus o baetis vernus en un tamaño bastante pequeño. Lo curioso de todo esto, fue la visión que tuve del pequeño imago.

Al alumbrar con la linterna, lo que pude ver fue la silueta de un alargado cuerpecito sin alas con un tórax bastante más oscuro que el abdomen.

Lo primero que pensé en ese momento fue, si yo las veo sin alas, las truchas también las verán del mismo modo a contraluz, ¿porqué leche todas mis moscas llevan todas un hackle, alas, spent, parachutes, paraloops y ¿ demonios?.

Ya en 1988 Doug Swisher y Carl Richards, en su libro Flyfishing Strategy “ La Estrategia en la pesca a mosca”, anunciaban este fenómeno, las NO WINGED SPINNER.

Estas imitaciones ya las tenía presentes, pero no era consciente de la importancia de estos spìnners en estas situaciones, más bien porque nunca me habían funcionado y cuando me había dispuesto a probarlas la fragilidad de las patas de pelo de ciervo con las que montaban esta original imitación, me hizo desistir en más de una ocasión sacarlas a dar un vuelo.

Ya en este tiempo se comercializaba los Microfibetts, (Fibras artifiales, para hacer cercos) y buena cuenta de ello dio Oliver Edwards con su FOOT PRINT DUN que utilizaba los Microfibetts como patas de los insectos en imitaciones de pequeñas olivitas generalmente.

A raíz de estos antecesores y descubrimientos decidí hacer mi propia mosca, la BetiX, o lo que es lo mismo la NO WINGED SPINNER del BETIS (man´ke Pierda).

Permitidme que la bautice con el nombre de, la BetiX, en honor al río Guadalquivir que la vio nacer, también denominado por los Fenicios y los Romanos río Baetis o Betis y que dio nombre a uno de las familias más importantes y conocidas de efemerópteros, los Bétidos (Baetidae), según el entomólogo Britanico Leach en 1815 cuando las descubriera por primera vez en las aguas de las sierras Béticas y Sub-béticas. Estando estas presentes en la mayoría del los ríos del territorio nacional.

El fundamento de utilizar los Microfibetts en esta imitación no es para imitar las patas del insecto aunque lo pueda parecer, sino para imitar las alas y hacer que floten por tensión superficial imitando las posiciones de las nerviaciones de las moscas en su posición natural con las alas abatidas en Spent, o simplemente hacer flotar un delgado cuerpo sobre la superficie del agua, sin perderlo de vista ahogado.

Para esto nos ayudaremos de algún producto flotabilizador e impregnar los Microfibetts de las alas y los cercos por debajo.

La primeras BetiX vieron la luz, cuando no existían materiales hidrófugos como los que existen hoy día, tipo Aerofibre, Para Post Wing…. que pueden aportar mayor flotabilidad.

La BetiX original, estaba confeccionada con un poste de Backing Fluroscente de color naranja intenso, que usualmente es más que suficiente si lo que pretendemos pescar es sobre tablas lentas o semi -lentas y a distancias cortas, como suele ser habitual en este tipo de actividad.

Este pequeño indicativo naranja o de otro color llamativo es muy útil si pescamos en un sereno oscureciendo, y sobre fondos verdosos es insuperable, puesto que nos ayudara a visualizar el punto exacto donde se posa la mosca.

Espero que la incluyáis en vuestras cajas, seguro que os sacará de más de un apuro.

Antonio Lloreda. -Msedge-

 

Escrito por Admin

Deja un comentario