Quien me conoce sabe que mi especialidad no son precisamente las truchas, me considero más bien un autentico “enfermo” por la pesca de barbos con mosca, especie a la que me dedico en exclusiva durante todo el año. No por tratarse de barbos quiere decir que no sean especiales con el tema de las imitaciones y muchas son las jornadas en las que utilizar un escarabajo u otro bicho de foam se torna en una tarea imposible, para estos días cuento en mis cajas con un patrón que yo considero infalible, no es otra que la Hatching Midge.

Este patrón es originario de Randall Kaufmann, conocido montador de Estados Unidos y autor de infinidad de libros relacionados con la pesca con mosca como Tying Dry Flies o Bonefishing entre muchos otros.

Curiosamente la incorporación de este patrón en mis jornadas no se lo debo directamente a ninguno de los libros de su autor, sino a mi compañero de pesca de toda la vida Jesús ya que fue en sus cajas donde vi esta mosca por primera vez.

Suelo montarla en colores grises y olivas, a pesar del peso del robusto anzuelo que suelo emplear, tan necesario para la pesca de bigotudos, no suele hundirse con facilidad, y cuando lo hace resulta tal vez mas infalible.

La clave para su éxito reside en su postura sobre el agua, al tratarse de una emergente, la mitad inferior queda sumergida, mientras que la cabeza permanece en la superficie gracias al mechón de cdc, no obstante como comento en muchas ocasiones la empleo directamente hundida, para esos días en los que los peces están absolutamente apáticos, cuando desciende unos centímetros es atacada sin piedad.

Suelo utilizarla tanto en rio como en embalse, pues en ambos lugares funciona perfectamente, y no os engañe su pequeño tamaño (en relación a otras moscas para el barbo), pues es una de las imitaciones que mas grandes barbos me ha dado y precisamente en su discreción esta su mejor arma, los más grandes son peces desconfiados y la naturalidad de este patrón hace que la tomen sin recelo.

Esta mosca imita la emergencia de un quironómido, insecto abundantísimo en todos nuestros embalses y cada vez mas ríos, de hecho la pesca con quironómidos se perfila como una solución de futuro incluso en los tramos trucheros, ya que por desgracia es un insecto vinculado a aguas digamos, “de menor calidad” que las acostumbradas por otras especies como las efémeras.

Me proporciona decenas de capturas cuando otras imitaciones no dan resultado y es la solución ante los barbos difíciles, sin duda recomendada para todo aquel aficionado a los barbos, pero no debe ser descartada por los trucheros, estoy seguro que si la utilizáis os llevareis más de una sorpresa, de hecho su origen es para la pesca de la trucha.

Ficha de montaje:

  • Anzuelo: Kamasan b110 / tmc 2457 nº 14-12
  • Hilo: 3/0 negro.
  • Exuvia: CDC gris.
  • Cuerpo: Floss negro.
  • Brinca: Hilo gris plateado.
  • Cabeza: Pluma de pavo real.
  • Hackle: Grizzly saddle.
  • Saco alar y poste: CDC gris.

Carlos G. Del Rey.-flyfisingreels-

 

Escrito por Admin

Deja un comentario