Todo comenzó con un cambio de hilos, intentando conseguir esa bobina de la que tenía muy buenas referencias, gracias a un conmosquero y amigo, me puede hacer con tan preciada bobina.

De colores muy parecidos, ya tenía en mi caja de moscas, pero quería ese tono.

La mosca de invierno por antonomasia en los intensivos de Cataluña, son pequeños bétidos en tonos grises verdosos, con una variación de color entre los diferentes ríos pero el tono mas repetitivo de ellos, es el torzal dos 00 de E.Junyent .

Cuando el frío atenaza la orilla y el río suelta ese vapor al amanecer, que al salir del coche te hace recordar lo calentito que se estaba en la cama, ese es uno de los días de esta mosca.

Con mucho frío pero despejado, a medio día cuando el contraste del solecito de invierno, hace que se produzcan esas pequeñas eclosiones, en ese momento esta mosca demuestra todo su potencial, arrancando del fondo de sus posturas a las mas grandes, tanto comunes como iris.

Vista lateral.

Vista por la parte inferior.

FICHA DE MONTAJE

  • Anzuelo TMC 100 del 18 .
  • Hilo montaje skala 360 amarillo pálido.
  • Cuerpo seda dos 00 E. Junyent .
  • Brinca color hueso.
  • Cercos indio acerado
  • Alas cdc color natural.
  • Patas una vuelta de pluma de gallo dun, recortándola de la parte inferior.

En mi última salida en el intensivo de Alfarras y después de ir pescando media mañana detrás de 4 o 5 pescadores, al acercarme a una de las posturas, descubro una gran iris ninfeando a medias aguas, eso me puso los pelos como escarpias . Esa es la pesca que mas me gusta, a ninfa a pez visto, le presente mas de 20 ninfas y después de varios rechazos y buen rato empleado, decido dejarla tranquila para intentarlo mas tarde.

Después de un rato pescando río arriba y comentándolo con el compañero, decido ir a por ella de nuevo, al llegar a la postura la encuentro comiendo un poco mas alta, lo intento con pequeñas ninfas y no las quiere, en ese momento se me enciende la luz , ¿y por que no a seca?

Cebas no vi durante el día, pero si vi moscas con el color de la mosca citada, volando esporádicamente por encima del lecho del río, después de cortar las ninfas que llevaba montadas y con el mismo bajo de ninfa monto dicha seca , la engraso y lanzándola a punta de caña como pude, puesto que el bajo no me permitía florituras, pero al primer lance la coloco dentro de su campo de visión y como si de un imán se tratase, el pez se acerco lentamente, la miro bien mirada y tranquilamente se la comió, después de varias carreras saltos y demás artimañas para zafarse de mi mosca, esta acabo en mi sacadera, una bonita iris que se dejo fotografiar conmigo.

La protagonista.

Por esto y otras muchas alegrías, que esta mosca me ha dado la considero una de mis secas favoritas.

José Martínez Rodríguez -moreti-.

Escrito por Admin

Deja un comentario