“Poder disfrutar de los recuerdos de la vida es vivir dos veces.”

Marco Valerio Marcial

Cuando miro hacia atrás, aun puedo recordar las eclosiones vividas en mi querido río Hijar…. tan solo era un chaval y recorría sus orillas en busca de sus pintonas, cuando aquellos veleros comenzaban a surcar sus aguas haciendo que se viese realmente el potencial del río y produciendo en mi sensaciones que aún hoy recuerdo… sensaciones como las que me produjo hace tiempo aquella pintona que tras haber subido río arriba pescando al agua con mi pardón y ver el comienzo de una eclosión, tomo franca el mismo a su paso cercano a una salguera, emprendiendo una frenética carrera río abajo, que acabó cuando llego hasta aquella piedra, en donde se la antojó dar vueltas, cogiéndome entonces prestado sin mi permiso mi último pardón hasta el día siguiente que pude recuperarle al disfrutar de nuevo de otra eclosión.

Hoy en día las eclosiones de “Pardón” no son tan masivas como las de hace unos cuantos años, pero esta mosca aun sigue funcionando en casi todos los ríos que he pescado; así que, ante la pregunta de cuál es mi mosca preferida, tengo que decir que por su visibilidad, flotación, resultados y recuerdos es el “Pardón”.

Ficha de Montaje:

  • Anzuelo: TMC 100sp #14 – #12
  • Hilo de Montaje: Gordon Griffiths Dun
  • Cercos: Pardo aconchado
  • Cuerpo: Gütermann 139 o sustitutos
  • Brinca: Amarillo huevo
  • Alas: Ciervo natural
  • Hackle: Grizzly oliva

El Pardón es una imitación de una Rhitrogena, si bien no sabría decir con certeza si es la imitación de la Rhitrogena haaruppi o de la Rhitrogena germánica, ya que distintos autores la clasifican como una u otra, esgrimiendo diferentes argumentos (el maestro Don Rafael del Pozo en su libro Moscas para la pesca la denomina Rhitrogena haaruppi, si bien a partir de Sowa parece se la cataloga como Rhitrogena germánica)

Esta Rhitrogena no esta sólo presente en España, sino que esta muy extendida por toda Europa y es conocida también como “March Brown” por los ingleses.

Las Rhitrogenas necesitan de aguas puras y oxigenadas para sobrevivir y por ello son usuales en los cursos altos y medios de nuestros ríos, comenzando sus apariciones allá por Marzo y terminando éstas en Mayo, dependiendo de los ríos.

Respecto al montaje, las alas en ciervo natural dan un punto extra de flotación al quedar parte de ellas bajo el cuerpo y la combinación del ciervo natural con el hackle grizzly oliva, dan al mismo un gran realismo.

El cuerpo de la mosca, se puede montar con Gütermann 139 o cualquiera de sus sustitutos, si bien este montaje me gusta realizarlo con Gütermann 139 en cualquiera de sus referencias, así como brincarlo con Tera 180 color 417.

En cuanto al tamaño del anzuelo (y por ende de la mosca), yo lo vario dependiendo ríos y experiencias vividas, así por ejemplo, cuando pesco el Hijar uso un tamaño mayor que cuando pesco el Saja, e incluso llego a “sobredimensionar” el hackle en relación al anzuelo aun sabiendas que esto puede hacer que rice mas la mosca.

Roberto Simon-Popy-

 

Escrito por Admin

Deja un comentario