En esta serie de artículos que se publican bajo la etiqueta “Mi mosca favorita”, unos y otros -con mayor o menor modestia- dicen no reconocer la mosca presentada por ellos mismos como la mejor mosca, incluso llegan a dudar de que se pueda calificar a una mosca como la mejor y que esta mosca exista. Las que ellos presentan son moscas que se quedan en un ramplón “buenas”, “que nos pueden sacar de apuros en muchos momentos”, “que funcionan en variados sitios a lo largo de la temporada”… bien … ¿dónde están las infalibles?, ¿las excelentes?, ¿las que nunca fallan?, en definitiva, las mejores…

Podría decir, como los demás, que la mosca que les voy a presentar es “una buena mosca” o que “podría estar entre las mejores”, pero no lo voy a hacer. La falsa modestia es la enfermedad de los mediocres, la tara de los incapaces y la vergüenza de los espíritus nobles. La mosca que se les presenta a Uds. aquí es la mejor. Su historial la avala. Jamás existió mosca alguna con tantos éxitos en su haber. Las demás son buenas, ésta es la mejor.

En el “Circo de color” de mis cajas ella destaca contra el cielo cuando vuela atada a la línea. Se ve como ninguna otra de las que pueblan mi chaleco. Su color destaca contra el azul del cielo y se deja ver sobre el agua como un hidroplano. Sus alas abiertas en forma de cruz permiten una posada perfecta. Puede caer en picado sobre su presa haciendo ruido que atraiga la atención del objetivo, o tras flotar en el aire, ingrávida, elegante, caer suave como una pluma sobre el agua, con la delicadeza del dulce veneno que agrada al paladar y fulmina en un instante. Sus puntas son afiladas, dañinas, mortíferas y cuando prenden, derriban a la pieza sin remisión. Es delicada en su vuelo y dura en la lucha.

¿Quiénes de los que hasta ahora han presentado sus moscas favoritas pueden decir que la primera vez que salió de caza capturó su primera pieza?, ¿quién puede decir de las suyas que una sola mosca durante veinte meses seguidos fuera la que más piezas capturó, aún habiendo probado otras muchas?, ¿quién podrá decir de las suyas, que como me ocurrió a mí, en pocas salidas junto con otras catorce moscas de mi “Circo volante” capturara ochenta piezas?, en definitiva ¿quiénes de los que han salido conmigo hasta el momento han capturado más piezas que yo con mi mosca?. Nadie.

En un abril temprano madrugó para despachar a veinte piezas que incautas no esperaban que por la cola se acercase ella, sigilosa, malintencionada, con la muerte en sus puntas para prenderlas, domeñarlas, para al fin derribadas y una vez prendidas y desarboladas en sus defensas, ponerlas a mis pies, mientras Nike me coronaba de laurel.
Mi mosca vuela desde los albores del siglo pasado, aterroriza a las piezas desde septiembre de 1916 cuando una incauta pieza francesa en el mismo río Escalda sin prever la aproximación por la cola dio con su morro en el suelo, sin que pudiera imaginar que sólo era la primera de las muchas capturas de distintos lugares de Europa que caerían ante ella. Después vinieron muchas más. Puso en tierra a piezas grandes y pequeñas, todas astutas que vendieron cara su piel antes de entregarse, pero que nada pudieron hacer frente a mi favorita.

Al principio llevaba al río una única caja en la que guardaba un buen puñado de moscas. Muchas capturas me hicieron seleccionar a las mejores y dejar en una pequeña caja a mi mosca junto a otras pocas; sólo ella junto a otras trece compañeras de distintos colores y formas en mi “Circo de color” –todas ellas en colores llamativos, para que se vieran bien, cortadas contra el cielo, mientras volaban y sembraban el terror-. Con el tiempo amplié mis cajas hasta cuatro- la caja 4, la caja 6, la 10 y la 11, así las llamaba-. En estas cajas porté las mejores moscas que jamás se vieron y el buque insignia era mi favorita. Capturé con ellas 644 piezas en menos de un año y sólo perdí 56 de ellas -todas buenas moscas, todas dignas de ser llevadas en mis cajas, pero ninguna como mi favorita-.

La forma de mi mosca ha ido cambiando con el tiempo. El diseño se fue mejorando. Empecé con una mosca de grandes alas montadas en dos capas, como un albatros. La mosca funcionaba bien, pero tuve que cambiar algunas cosas en ella que hicieron que mejorara su efectividad. Modifiqué las alas y las pegué algo más al cuerpo para que se viera mejor y con este pequeño cambió ya noté mejorías. La mosca seguía presentando su forma de albatros con sus alas de doble capa, pero las mejoras conseguidas con las pequeñas modificaciones hacían de la mosca una perfecta máquina de capturar piezas y ponerlas fuera de combate. Con el tiempo realicé algunos cambios adicionales que mejoraron sustancialmente la concepción inicial y conseguí que la mosca fuera aún más mortífera. Amplié las capas de las alas de dos a tres, dejando de lado el diseño estilo albatros, también modifiqué la envergadura de éstas y con ello conseguí el diseño más aterrador que ha volado por los cielos de toda Europa desde que las moscas artificiales cortan el viento en busca de capturas.

¿Que cuál es la receta del montaje?, ahí va:

  • Anzuelo de doble punta de 7,92 mm, con muerte.
  • Cuerpo rojo intenso.
  • Las alas en cruz en dos o tres capas en el mismo plano.
  • Bufanda blanca.

Yo hace tiempo que dejé de salir de caza con ella, mucho tiempo, demasiado…

Capturé muchas piezas, todas sometidas a mi voluntad, hasta que la mala fortuna y los hijos de la pérfida Albión me retiraron de la pesca. En el río Somme el 21 de abril, cuando estaba a punto de hacerme con la pieza que perseguía la suerte me abandonó y Nike volvió su rostro y dejó de iluminarme con su mirada. Ya hace mucho de eso…muchos años, pero aún hay quienes recuerdan la grandeza de lo que yo hice con la mejor mosca del mundo, y recogiendo el testigo hoy aterrorizan a sus piezas haciendo volar sus moscas de color carmesí intenso por los cielos cercanos a la riberas de toda Europa sembrando el terror entre las piezas que acechan emboscados en la maleza, mientras en cielo se tiñe de un rojo vivo, vivo como la sangre.

Manfred A. Freiherr Von Richthofen

En el páramo de Castilla, andados veintiséis días del mes de septiembre.

Proteo

 

Escrito por Admin

Deja un comentario