En el invierno de 2009, recibo unos hilos de regalo y entre ellos se encuentra el Madeira 1104. Si sabéis lo que es amor a primera vista… eso fue lo que ocurrió exactamente.

 

Comienzo a montar larvas perdigón y emergentes de Rhyacophila e Hydropsyche. El pálpito era muy fuerte porque los ríos que suelo pescar están plagados de estas especies y

entre su tonalidad está ese verde/oliva/ocre que no lograba imitar con el éxito deseado.

Cuando llegó el mes de Abril 2010, el perdigón tenía días brutales, una tras otra, todas clavadas al mismo. Pero llegó Mayo y Junio 2010 y tuve que adaptarme a la evolución del día. Me explico, por la mañana usaba un tándem de ninfas de diferente tamaño 12 en punta y la otra del 14 a 50cts. Conforme el sol calentaba, cambiaba la ninfa del 14 por una emergente plomada. Y por la tarde el tándem pasaba a ser de, la emergente plomada montada en un 12 en punta y a unos 40cts, una emergente sin plomar.

Técnica usada: Con las ninfas y con el tamden de ninfa-emergente, derivas lentas y profundas y algún leve tirón para dar vida. Con el tamden de emergente plomada y emergente sin plomar la técnica es diferente. Mantengo la emergente sin plomar a ras de agua con la tensión del hilo, dejo hundir unos centímetros y vuelta a subirla suavemente a ras de agua y así sucesivamente.

Las tomadas son bestiales por que la trucha caza muy rápido estas imitaciones. Sale y vuelve a su posición, si mantenemos bien la tensión, prácticamente “se clavan solas” por la velocidad y violencia con la que atacan.

Ficha de montaje:

  • Anzuelo: Curvo del 12 y 14 de cualquier marca.
  • Hilo de montaje y brinca: Sheer 14/0 marrón tabaco.
  • Seda cuerpo: Madeira 1104.
  • Alas para emergentes: Gallo de León, flor de escoba y CDC kaki bajo el mismo.

Prácticamente en 2010 usé exclusivamente este sistema en diferentes ríos del Pirineo Oscense, para contrastar su eficacia y los resultados son sinceramente brutales. Un día en concreto del mes de junio, pescando con mi amigo Alberto,  acabó aborrecido y no paraba de gritarme “pero qué tiene esa mosca…”francamente aquel día las truchas salían del agua a coger las imitaciones. Yo con aire socarrón le respondía, “mosca nº 5…”y como imagináis la carcajada se producía al unísono. Le pasé unas imitaciones pero no le daban el mismo resultado que a mí, así que considero muy importante usarlas con la técnica descrita.

Solamente baja su eficacia, cuando los ríos merman de caudal a partir de finales de Julio, entonces lo mejor es disfrutar “a seca”, aunque cómo se puede pescar a seca si al caer al agua la mosca se humedece…es broma.

Perdonarme que no me quede solamente con una mosca, tengo otras muchas “favoritas”, pero sinceramente no pescan durante todo el día, ni durante tanto tiempo como estas.

Por eso cuando me preguntan ¿Cuál es tu mosca favorita…? Yo respondo “la madeira 1104”, una mosca en diferentes estadios.

Javier Moreno. –javiermorenosan-

 

Escrito por Admin

Deja un comentario