Antes que ella hubo otras, pero desde que la conocí siempre la he sido fiel.

Este comienzo, que parece de folletín, refleja cual ha sido mi relación con esta mosca. Desde hace más de seis temporadas me acompaña y me ha dado grandes jornadas de pesca sobre todo durante el final de la primavera y todo el verano, en los ríos que frecuento, fundamentalmente los de la zona del Alto Tajo y del Sistema Central (Guadalajara, Segovia, Cuenca, Madrid).Autor. Francisco Muela

El descubrimiento de esta mosca (como otras muchas) se lo debo a Jesús García Azorero, tengo la suerte de estar entre sus “probadores” de moscas, en la temporada 2004 me paso las primeras imitaciones y los resultados de las pruebas fueron inmediatos y muy satisfactorios. Se trata de un patrón emergente que imita a un trico en eclosión, pero personalmente creo que también funciona muy bien como una mosca atractora, ya que la suelo utilizar tanto pescando al agua como sobre cebada. Es una mosca que se ve perfectamente, por la trucha y por el pescador, lo que también dice mucho a su favor.

En el artículo que Jesús escribió en ConMosca, junto con el video que se hizo del montaje de la misma podéis obtener toda la información que necesitáis sobre esta mosca, por lo que no me extenderé más en explicárosla.

Yendo un poco más allá os comentaré también que montada con un dubing gris me ha ido muy bien con eclosiones de pardones al principio de la temporada, y que le he tentado a Jesús para que adapte este patrón para imitar una emergente de efémera dánica (sin duda un as en la manga para cuando las truchas se ponen selectivas en esos días que son capaces de sacarte de tus casillas). Algunos compañeros de pesca me han contado también de sus gratas experiencias con reos en Galicia.

Autor: Santiago Robles

la klinkhamer naranja nunca falla

Como anécdota os puedo contar la de una jornada que podríamos calificar como gloriosa, de esos que marcas en rojo en el calendario, con el día libre de obligaciones laborales y familiares, te escapas con un buen amigo a un río de la zona del Alto Tajo y desde que llegamos a primera hora de la mañana hasta que nos fuimos (pescando de oído cuando la noche ya era cerrada) no deje de pescar con esta mosca con una media muy alta de truchas a la hora. Todo el día con la misma mosca y sin intención de sustituirla, sencillamente porque no hacía falta, durante el transcurso de la jornada en el río eclosionó de todo, pero las truchas no dejaron de tomar esta mosca. Después de este tipo de experiencias, este montaje se afianzó muy destacadamente en el ranking de mis moscas favoritas hasta conseguir la primera posición: la klinkhamer naranja nunca falla.

Ernesto Cardoso. -Ernesto-

 

Escrito por Admin

Deja un comentario