Seguro que en más de una ocasión el rio te ha planteado algún reto de esos que al principio uno no logra comprender, tan solo el tiempo, la observación y la propia dedicación fueron aliados para descifrar tan misterioso enigma.

Eso es lo que me ocurrió hace poco más de un año, una mañana de sábado en el mes de Junio pescando en el rio Aragón a la altura de Jaca. A mitad de la mañana tal y como es costumbre en mí, comienzo a rebuscar debajo de las piedras para observar cómo se desarrollaban los macroinsectos acuáticos de la zona. La lógica se impuso y aparecieron ninfas de Bétidos, de Rhitrógenas, algún que otro Epeorus, Plecópteros y muchos estuches de Dípteros. No obstante hubo algo que me llamó muchísimo la atención, cuando volteaba las piedras la sorpresa fue encontrar unos insectos totalmente desarrollados, con alas hialinas como en los imagos, pero sumergidos en el agua y agarrados a la roca… rápidamente echaron a volar y la confusión se hizo mayor.

Qué explicación podía tener aquello…cómo habían llegado allí…cómo podía ser que insectos que deberían estar volando de aquí para allá estuvieran debajo del agua bajo piedras…la confusión aumento cuando los estuches de Dípteros desembucharon algunos de estos y ahí sí que me perdí…de qué insectos se trataba, ¿de dípteros? muy grandes para serlos, pero las alas parecían planas y alargadas como en Dípteros y Plecópteros y he creído verles dos cercos…ni idea, así que me resolví a descifrar el dilema.

Que iluso, preguntando nadie sabía nada de nada y es más alguno me miraba con cara de asombro, seguramente pensando “a este se le va la pelota…”solamente había una posibilidad, citarme con ellos para el siguiente año y así lo hice.

A medida que discurría el año y participando en el post “Archivo de moscas” comenzaron a aparecer fotos de un Bétido desconocido y con una pose extraña. Siempre eran hembras y tanto el abdomen como las alas parecían no estar estiradas del todo como si hubiera pasado de subimago a imago en ese preciso instante, pero caramba ese proceso lo completan en la vegetación…que raro. Podéis ver esas fotos en las siguientes páginas del citado Post: Pag-75 fotos de Lozoyero. Pag 75 fotos de Txumary.

Y por fin llegó la cita, Junio de 2010 y a buscar al susodicho insecto. A primeros de mes ni rastro de él y cuando casi había abandonado su búsqueda aparece en la misma zona. Lo primero fue capturarlo y analizarlo para clasificar de qué insecto se trata.

Y aquí lo tenéis:

Se trata de un bétido, ¿cómo lo sabemos?

Vamos a destacar las características que lo encuadran en esa familia.

CLAVES:

La primera clave son sus dos cortas venas intercalares entre las nerviaciones longitudinales a lo largo del borde o margen distal del ala anterior.

Segundo el ala posterior también pertenece a esta familia es pequeña, alargada con un pico sobresaliente y con nerviación muy reducida. De hecho sus dos nerviaciones nacen en su base sin dividirse algo muy curioso y particular de esta especie.

Como tercer clave añadiremos que en los bétidos la nerviación mediana no está bifurcada como en otros efemerópteros. Y así es en este caso también.

Y como cuarto aspecto singular citaremos la zona del periostigma. Es diferente que por ejemplo en Baetis Rhodani, en Rhodani las venas transversas, aunque en cantidad son similares, no llegan a unir la nerviación costal con la subcostal, pero en este caso si lo hacen todas ellas.

Otro detalles curiosos son sus dos cercos caudales, moteados como en el caso de Serratella Ignita, tarsos más oscuros que tibia y fémur y un reborde oscuro en la parte inferior del fémur.

Por lo demás su simetría es perfecta y la coloración también se ve afectada al introducirse en el agua y permanecer bastante tiempo bajo la misma. El tamaño oscila entre los 7-9mm.

DESOVE:

El desove se produce desde media mañana hasta avanzada la tarde. Se posa en la parte alta y seca de la piedra descendiendo por la misma hasta sumergirse buscando la parte más plana inferior y ahí se produce el desove. En cuanto al momento del mismo cuando levantaba las piedras muy de mañana de 8 a 10´00 horas el bétido no se encontraba desovando pero a partir de ese momento aparecía progresivamente hasta avanzada la tarde. Resulta interesante como les afecta la temperatura del agua, al poco de sumergirse pueden echar a volar casi de manera automática al voltear la piedra y su coloración permanece inalterada, pero cuando llevan como una hora se tornan más oscuros en su pigmentación y las alas se les adhieren al abdomen lo que les impide volar. Algunos consiguen secar sus alas y despegar mientras que los que están más afectados por descender su temperatura corporal no logran hacerlo y prefieren desplazarse por la piedra para sumergirse de nuevo y finalizar el proceso de desove.

La cantidad de huevos que depositan en la piedra es más que considerable y analizando los mismos cumplen con los requisitos necesarios para la supervivencia de la futura larva. Tienen fuerte protección exterior y van provistos de una mucosa que facilita su adherencia a la piedra y entre ellos. Cuentan también con membranas internas que los impermeabilizan y les ayudan a resistir las condiciones más extremas.

Analicé una muestra con microscopio para que pudierais observar estos detalles.

HABITAT:

El hábitat de este bétido es exigente ya que requiere de aguas corrientes, oxigenadas y con un sustrato a base de cantos rodados. En el momento en que estas condiciones desaparecen o aumenta considerablemente el aporte de sedimentos que colmatan el lecho del rio esta especie no la encontraremos.

Como muestra una fotografía del lugar específico de estudio.

Su presencia aproximada en base a la altura se podría definir como desde 600mts hasta 1200 siempre y cuando las condiciones se mantengan en la calidad necesaria.

Como prueba del proceso de desove de esta especie, diferente al de otros bétidos que prefieren golpear el abdomen sobre la película de agua, he grabado un video en el cual podéis contemplar:

1º- Donde y como se localiza.

2º- Como varía su tono dependiendo del tiempo que lleve sumergida y de la temperatura del agua, las primeras hembras son de Junio y las segundas de Julio y la última solitaria de Agosto.

3º- Como se introduce en el agua sin problemas.

4º- Forma de desove.

INFLUENCIA EN LA PESCA:

Debido a su comportamiento sinceramente creo y es solo una opinión que su influencia en los hábitos alimenticios de la trucha se limita a su fase de ninfa, ninfa emergente e imago muerto pero agotado bajo el agua, lo que nos lleva a pensar más en una imitación de ahogada que en un imago muerto en la película.

La coloración del imago va desde un tono teja a un cuero. Voy a mostraros unas imitaciones que han funcionado en los meses de Junio, Julio y Agosto, siempre teniendo en cuenta que este año la temporada ha venido un pelín retrasada por la cantidad de aguas de deshielo, así que en circunstancias normales podrían usarse estas imitaciones incluso en Mayo dependiendo de la zona geográfica donde nos encontremos. También deseo recordaros que esto es solamente una sugerencia que a mí me ha funcionado.

Primero un perdigón que bien puede imitar tanto la ninfa como el imago arrastrado por la corriente. Segundo una especie de ahogada que bien pueden confundir con el insecto recién arrastrado por el agua. Ambos eran tomados por las truchas en las zonas donde el insecto tenía presencia.

La seda del cuerpo es La Paleta nº 2413 por cierto es clavado al Madeira 1253 y muy parecido a un Rayón del Molino. Todas ellas son regalos de compañeros y si podéis probar con alguna ¿qué se puede perder…?

Y esto es todo amigos, queda pendiente para el próximo año rastrear la ninfa y eclosionarla en cautividad y averiguar a qué hora y donde realiza el baile nupcial para cerrar el círculo sobre esta especie. Por eso de momento prefiero denominarla Baetis Sp.1.

Fº Javier Moreno. -javiermorenosan-

Escrito por Admin

Deja un comentario