La mosca que os presento no deja de ser otra opción más de subimago de Baetis rhodani para utilizar en las cortas pero intensas eclosiones en los meses de marzo y abril. Sinceramente, creo que es complicarse la vida con un “mosco” algo laborioso, pero bueno, a veces uno tiene ramalazos de montador por encima de los de pescador y porque no, también da muchas satisfacciones destrozar una de estas delicadas imitaciones con las truchas.

Ficha de montaje
Anzuelo: Tmc -2499 BL – SP del nº 18.
Seda de Montaje: Gudebrod BCS 30 (oliva media) 12/0.
Cercos: Fibras de riñonada indio acerado.
Abdomen: Cuerpo extendido con alma de bucktail verde hecho con rayón de Madeira 1306 equivalente al 273 de Gütermann y brincado en color huevo.
Tórax: Oreja de liebre color oliva.
Hackle: Gris medio.
Alas: Cul de canard gris oscuro.
Cabeza: Seda de montaje rematada con cianocrilato.

 


Fijamos la seda de montaje en una aguja sujeta con el torno de montaje.


Atamos unas cuantas fibras de bucktail verde que harán las veces de alma y le darán mayor solidez al cuerpo extendido.


Cortamos por arriba y por abajo los trozos de pelo sobrantes


Colocamos los cercos de riñonada sin sobreparar la punta de la aguja.


Una vez fijados los cercos y de vuelta con la seda de montaje a la cabeza de la aguja, fijamos primero la brinca cerca de la punta y a continuación el cabo de rayon de madeira.


Apretando bien las vueltas con el cabo de rayón, vamos montando el abdomen, intentando que salga lo más cónico posible. Es importante no sobrepasar la punta de la aguja.


Enrollamos a continuación la brinca y la fijamos. Es importante hacerlo en sentido contrario a las vueltas realizadas con el cabo de rayón (perpendicular a las mismas), de esta manera el cuerpo extendido ganará en solidez.


Una vez hechos los nudos oportunos en la base del cuerpo extendido (tres es más que suficiente), sujetamos con dos dedos la base de dicho cuerpo extendido y tiramos hacia la punta de la aguja, sacando el cuerpo extendido de dicha aguja.


El cuerpo extendido con el alma de bucktail no le da la suficiente solidez para aguantar las picadas de las truchas, es importante reforzar el cuerpo extendido en sus zonas más delicadas. Una de esas zonas es la punta. Con una pequeña gotita de cianocrilato apenas visible y  bajo los cercos en la punta del cuerpo extendido, evitaremos que el rayon y la brinca se dishilachen a la primera de cambio.


Con el cuerpo extendido listo, el siguiente paso es fijarlo al anzuelo. Es importante que lo hagamos sin cortar el cuerpo extendido por encima de la base del mismo (zona anudada), esto lo debilitaría y se deshilacharía inmediatamente. Falta por dar el ultimo toque de solidez al cuerpo extendido, que consistirá en otra gotita de cianocrilato en la base del mismo que está en contacto con el anzuelo y que hemos cubierto con la seda de montaje.


Desde la base del cuerpo extendido, atamos cuatro plumitas de cdc que formarán las alas y las colocamos en posición vertical.


Atamos una pluma de gallo gris medio que formará el hackle  y la colocamos en vertical a la tija del anzuelo para que no moleste en el momento de elaborar el tórax.


El tórax hecho con dubbing de oreja de liebre deberá tapar bien la base del abdomen, la que habíamos reforzado con cianocrilato. Si el abdomen queda muy horizontal, podemos corregirlo antes de hacer el tórax, dando unas vueltas de seda de montaje por debajo (y por supuesto taparlas después).


Enrollamos tres vueltas de hackle por encima del dubbing terminando la ultima vuelta pegada a las alas de cdc.


Por delante de las alas de cdc, colocamos un poco más de dubbing de oreja de liebre y damos las dos ultimas vueltas de hackle muy ajustadas a dichas alas, para que estas queden bien verticales y cortamos el sobrante de pluma.


Rematamos cortando las alas a su medida y con dos o tres nudos que formarán la cabeza, gotita de cianocrilato y la mosca queda terminada.

Daniel Agut. -Larubia-

Escrito por Admin

Deja un comentario