Europa la Pesca Deportiva, cuya característica esencial es la devolución de las especies en los casos definidos por las normativas de cada país, se desarrolló notablemente en el último decenio del fallecido siglo xx. Para tener una visión más amplia de este fenómeno nuevo me ha parecido interesante dar testimonio de lo que se practica más allá de nuestros horizontes, concretamente en aquella parte de la América del Sur tan rica en salmónidos, la famosa Patagonia que incluye varias regiones chilenas y provincias argentinas.

Desde que viajo al otro hemisferio siempre me sorprendió la gran preocupación por el entorno, la fauna y la flora particularmente cuidados en los Parques Nacionales creados (desde 1936) en países donde es tan imponente y salvaje la Naturaleza, con una infinidad de ríos lagos y lagunas. Al mismo tiempo la densidad de habitantes por km.2 es tan baja que la presión de pesca es casi nula comparada con la que sufrimos en el Viejo Continente. Todavía hoy (¿quién sabe lo que ocurrirá mañana?) uno puede pescar horas seguidas sin ver a nadie o sólo, de vez en cuando, un bote cuyos ocupantes te saludan antes de desaparecer por el inmenso río.

trutafario.jpg> </p><br /><br /><br />  <p>    <p class=Hace varias temporadas que las mismas instrucciones, con unas pocas variantes según que se trata de Chile o de Argentina, regulan la Pesca Deportiva en la Patagonia. Recordaremos las más significativas :

Pesca Deportiva : La Ley General de Pesca y Agricultura y sus modificaciones define a la pesca deportiva, como “aquella actividad pesquera realizada por personas naturales, nacionales o extranjeras, que tienen por objeto la captura de especies hidrobiológicas en aguas terrestres, aguas interiores, mar territorial, sin fines de lucro, con propósito de deporte, recreo, turismo o pasatiempo, y que se realiza con un aparejo de pesca personal apropiado al efecto”.

Pesca con Devolución : “Es una técnica de pesca con mosca utilizada en países donde la actividad de pesca deportiva se encuentra más desarrollada. Esta modalidad de pesca permite que el pez, luego de ser capturado, sea rápidamente liberado a su medio natural, garantizándole una alta probabilidad de sobrevivencia. Con ello, además de la satisfacción personal de liberar al que fuera un digno contrincante, se está  colaborando con la sustentabilidad de las poblaciones de peces, existiendo incluso la posibilidad de algún día volver a pescar el mismo ejemplar”.

Liberación obligatoria : “En todos los ambientes y épocas de liberación obligatoria debe utilizarse anzuelo sin rebaba o con la rebaba aplastada y todos los peces que se capturaren deben devolverse al agua de inmediato, en el mismo sitio de captura, vivos y con el menor daño posible”.

Límites diarios : En Chile la tolerancia varía entre uno y tres ejemplares según las regiones. En Argentina el reglamento 2002 es más drástico : “En todos los ríos y arroyos de la Patagonia no pueden sacrificarse salmónidos debiendo liberarse todos los que pudieren capturarse. En lagunas y lagos el número de salmónidos que un pescador está  autorizado a sacrificar por día es de una trucha, todos los ejemplares de salmón atlántico encerrado deben liberarse”. Dada la abundancia de salmónidos en los lagos se permite el sacrificio de un ejemplar por día de pesca para contentar al pescador que tiene ganas de llevarse un pez a casa como es natural. Las piezas que se sacan de los lagos suelen ser de gran tamaño.

Precintos : En la pesca con muerte también existe una fórmula que se aplicó ya varias veces en Argentina y volverá a aplicarse el año que viene, según previsiones actuales, es la de un precinto obligatorio por cada trucha sacrificada. Los precintos serán suministrados en el momento de adquirir el permiso de pesca. Sólo se podrá matar un número de truchas correspondiendo al número de precintos. Cuando éstos se acaben se soltarán los peces.

Finalmente vemos que la pesca con devolución, también practicada en los países anglosajones y llamada Catch and Release (=Captura y Suelta), no es una manía de las administraciones europeas sino una medida internacional para intentar conservar las especies como lo expresan claramente los consejos al pescador que acompañan las normativas patagónicas: “Recuerde que los pescados devueltos con buen trato sobreviven y esto ayuda a conservar las poblaciones de peces silvestres con valor deportivo”.

Lo mismo tendría que suceder con nuestras truchas autóctonas que necesitan un especial cuidado y no pueden ser tratadas como las repobladas. Pero ¿cómo controlar cada caso? ¿Quién sabe si el sistema de los precintos no daría resultados interesantes en nuestros países? Por haberlo experimentado personalmente hace algunos años en el Futaleufú (Pcia. de Chubut en Argentina) creo que sería una solución que permitiera reglamentar, de manera satisfactoria para todos los pescadores, la pesca con muerte.

Escrito por Admin

Deja un comentario